La permuta de vivienda surge de la dificultad de encontrar financiación bancaria para la adquisición de una vivienda.

A efectos prácticos, es una compraventa más, pero con muchos matíces, que abordamos en las sección semanal de nuestro portal inmobiliario MIAragon.es en Diario Económico de Aragón Radio.

¿Qué es una permuta de Vivienda?

Permutar una vivienda es una posibilidad que, aunque es cada vez menos usada, sigue siendo una opción para algunas personas.

En el año 2018 en todo el país se alcanzaron las 1.300 operaciones en permuta de inmuebles, si bien, en el año 2007, se superaron las 11.000.

Por lo tanto, el trueque o permuta sin más compensación de vivienda por vivienda, es una opción no demasiado usada en el mercado inmobiliario.

Hay un tanto por ciento muy minoritario de la población que la eligen porque es muy arriesgada y si el intercambio es con otro activo que no sea un piso también el riesgo puede llegar a ser elevado.

Y para detallarnos las particularidades de la permuta de vivienda, contamos con Cristina Llop, socia directora de la oficina de Ecija Abogados en Zaragoza y forma parte del profesorado de los Títulos Propios del Mercado Inmobiliario de la Universidad de Zaragoza, más conocido como el MERIN y en el que abordó la parte de Contratos y Arrendamientos Urbanos.

 

¿Es frecuente la permuta de vivienda?

La permuta de vivienda por vivienda no es algo que se vea muy a menudo.

Lo que quizás está resurgiendo, aunque no de una manera tremenda y parece que se está viendo un poco más, es la permuta de local por vivienda futura.

En opinión de Cristina LLop, no deja de ser una operación bastante arriesgada y costosa y no parece la primera opción si un particular está buscando una vivienda.

 

¿Qué hay que tener en cuenta en una permuta de vivienda?

Para evitar riesgos es muy importante dejarlo todo bien claro en un contrato que permita delimitar las obligaciones y responsabilidades de ambas partes.

Hay que ser muy estricto.

Es importante detallarlo muchísimo para cubrir todos aquellos problemas que pueden surgir en el futuro, de cara sobre todo al cedente.

 ¿Qué tipos de permuta de vivienda son los más habituales?

Existen varias opciones.

La primera sería permutar un inmueble por otro y que ambas partes puedan disfrutarlo al instante.

Sin embargo, a veces se firma un contrato entre dos partes en la que una recibe el bien de forma inmediata y la otra parte tiene que esperar a que se ponga en marcha una obra o se acaben unos trabajos.

Una demora que provoca incertidumbre, ante posibles incumplimientos.

En este último caso, Cristina hace hincapié en los posibles problemas que pueden surgir.

Puede ocurrir que el promotor que recibe el bien constituya un crédito hipotecario, puede ser que tenga problemas, o vicios del solar, o problemas con el Plan General de Ordenación Urbana, o puede que no le den las licencias pertinentes y que se alargue el proyecto.

Con lo cual, hay un montón de vicisitudes que pueden surgir y que pueden afectar a esa obra futura que va a recibir aquel que ha cedido el solar.

Realmente para el cedente, es un gran riesgo, porque va a tardar mínimo dos años en recibir una vivienda futura y durante ese período va a tener mucha incertidumbre sobre si realmente se va a acabar el proyecto.

Y eso partiendo de que se cumpla aquello que se le prometió a la firma del contrato de permuta, en este caso de un solar por vivienda.

¿Qué impuestos se pagan en una permuta de vivienda?

En el tema de impuestos a pagar hay que tener en cuenta que aunque haya dinero de por medio no tiene porque ser una venta al uso.

Se estructura una misma escritura pública, pero no dejamos de estar ante dos operaciones totalmente distintas,… aunque estén vinculadas.

Puede darse una permuta directa, que es cambiar un bien inmueble por un bien inmueble.

O puede ser una permuta mixta.

Que se refiere a permutar un inmueble por un inmueble más una cantidad de dinero, si es que los valores de los inmuebles a permutar son distintos.

La gente puede pensar que en ese momento pasamos a una compraventa propiamente dicha al haber dinero de por medio.

Pero si esas cantidades son relativamente pequeñas en proporción al valor que le estamos dando a los bienes permutados, no estamos ante una compraventa, sino ante lo que llamamos una permuta.

Además estos trueques suponen el pago de todos los impuestos relacionados con una compraventa de vivienda, teniendo en cuenta que son dobles ya que influyen en dos pisos o activos.

Esperamos haberte aclarado todo lo que necesitas saber sobre las permutas de inmuebles.

Recuerda que resolvemos cualquier duda o consulta que tengas sobre el Mercado inmobiliario y sus particularidades.

Solo tienes que enviar tus consultas a diarioeconomico@aragonradio.es y nuestros expertos del portal inmobiliario MIAragon.es te darán la respuesta a tus preguntas.

Saludos.