Nos adentramos en las promociones de obra nueva para conocer cual es el nuevo modelo de vivienda que vende, y porqué.

El huracán que supuso la crisis inmobiliaria se llevó consigo un buen número de empresas, de todos los sectores vinculados con la construcción y venta de viviendas. También dejó otras, como un importante stock de vivienda, tanto de segunda mano e impagada, como promociones de obra nueva que no consiguieron llegar a buen fin. El tiempo ha pasado y actualmente, aunque sigue habiendo inmuebles pendientes de colocar, las grúas han vuelto a las ciudades, donde hay compradores con ganas de renovar su vivienda y medios económicos suficientes para afrontar una hipoteca o pagarla a tocateja.

Como no podía ser de otra manera, la forma de construir también ha cambiado y las empresas promotoras han diseñado un producto novedoso, vanguardista y comprometido con el medio ambiente para atender a  un público exigente e informado. Si nos damos una vuelta por las promociones que ahora hay en curso en Zaragoza, la mayoría de ellas han introducido elementos tan atractivos como estos:

Las Fachadas incorporan las últimas tendencias en arquitectura, no solo por sus materiales si no porque están concebidas para conseguir un superaislamiento de la envolvente, cubierta y solera del edificio, junto con un cuidado estudio de la orientación. No sólo son estéticas, sino que cumplen con una función.

El diseño de los exteriores incluye terrazas más grandes y funcionales para ofrecer habitabilidad en el exterior. Además muchas nuevas propuestas incluyen el desarrollo de áticos con grandes espacios descubiertos que multiplican las posibilidades de la vivienda y  hacen que toda su superficie sea aprovechable durante todo el año.

Las superficies han aumentado y ahora, a mismo número de habitaciones, se ofertan más metros, fundamentalmente en dormitorio principal, salones y cocinas.

Pero si hay un punto fuerte que destaca sobre los demás ese es la excelencia energética. Las nuevas propuestas introducen los criterios constructivos del certificado Passivhaus, basado en el superaislamiento de la envolvente, cubierta y solera del edificio; ausencia de puentes térmicos, hermeticidad al aire, ventilación mecánica y carpintería interior de altas prestaciones. Todo ello destinado a consumir menos recursos energéticos y ganar en bienestar térmico y acústico.

Si nos fijamos en los interiores, los compradores disponen de opciones de personalización. A través de programas como «Designa 14», de la promotora Plaza 14, ahora es posible elegir suelos, alicatados, puertas, mobiliario de cocinas y baños y un largo etcétera de elementos para conseguir una casa a gusto del comprador.

Las zonas comunes también han experimentado novedades y las promotoras han pensado en todo para la comodidad de los habitantes: Garajes más grandes y transitables con punto de recarga eléctrico, gimnasios, piscinas cubiertas, salas comunes multiuso, gastroteca…y un largo etcétera de propuestas imaginativas con el fin de epatar a todo el que se acerque a ver sus promociones. Por cierto, no es necesario esperar a la entrega de llaves para hacerse una idea de cómo será nuestra casa, gracias a la utilización de tecnología que reproduce de forma muy natural y realista el aspecto final de un piso o unifamiliar, zonas comunes y edificio. Hasta el punto de poder visualizar  en qué momento exacto del día el sol tocará la vivienda de nuestra elección. ¿Quien se resiste?