¿Puede carecer de sentido comprar una vivienda?

¿Cuándo un bien ve minorado el sentido de su propiedad?

Pues cuando dicho bien se encuentra dentro de un sector especialmente afectado por la innovación.

En dichos bienes el uso pasa a ser el valor más relevante, minorando la importancia de su propiedad en la medida que a corto plazo dicho bien se va a ver superado por bienes similares, con mejores capacidades y posiblemente más económicos.

El valor de los bienes en sectores innovadores

Repasemos algunos ejemplos: ordenadores, teléfonos móviles, televisores…

Son bienes cuya adquisición realizamos asumiendo que a corto plazo obtendremos bienes con mayores capacidades y, seguramente, a un precio más reducido.

La aportación de dichos bienes de acuerdo a las necesidades se convierte en lo relevante, reduciendo la relevancia de su posesión.

Pasan a ser lo que podemos denominar como bienes de consumo, con un valor residual nulo a corto plazo.

Cuando un bien puede perder el sentido de la propiedad

Una búsqueda de bienes de mayor importancia económica, pero con característica similares, nos puede llevar al sector del automóvil.

Son bienes que están presentando un intenso grado de innovación, deteriorando el valor de los coches existentes en la medida que los nuevos vienen adquiriendo ventajas en consumos, eficiencia, potencia, seguridad, conectividad….

Este tipo de aspectos llevan a que cada vez sea mayor el porcentaje de automóviles que se alquilan tanto a corto como a largo plazo, con un intenso crecimiento del renting y otras fórmulas que permiten el uso durante un periodo de tiempo determinado (2, 3, 4, 5… años), pagando una determinada cuota mensual, perdiendo relevancia el sentido de la propiedad en la medida que una vez finalizado dicho periodo de tiempo optaremos al uso de otro automóvil con unas mejores prestaciones.

Las empresas del sector del automóvil se están preparando constantemente a estar realidad, asumiendo estrategias en función de las opciones energéticas dominantes, el desarrollo del uso del coche compartido…

¿Puede carecer de sentido comprar una vivienda?

¿Puede ocurrir esto en el sector inmobiliario?

No sólo puede ocurrir sino que me animo a anticipar que progresivamente irá ocurriendo.

Todo dependerá del grado de innovación que sea capaz de imprimir el sector.

En publicaciones anteriores de la serie Black Mirror Inmobiliario hacía referencia a diversas situaciones posibles.

Por ejemplo, en la medida que se generalice el uso del coche eléctrico, las viviendas que no dispongan de plaza de aparcamiento o que disponiendo de plaza de aparcamiento, no cuente con cargador, será una vivienda obsoleta con respecto a las que sí dispongan.

Hasta la fecha no conozco ninguna vivienda de obra nueva que cuente con esta utilidad, aunque sí que ya hay algunas que se están animando a incorporar una preinstalación, que no es poco, para ir preparándose hacia lo que nos viene.

También hacía referencia en dicha serie de artículos al más que probable proceso de generalización de los procesos de compra vía on-line, y que en algún momento las furgonetas sean sustituidas por drones.

En ese momento será fundamental la geolocalización de espacios abiertos en las viviendas, de modo que aquellas viviendas que no dispongan de dichos espacios abiertos quedarán desfasadas, como en el pasado ocurría con las viviendas sin plaza de aparcamiento, sin ascensor, sin calefacción….

La llegada de las Smart Home al Mercado Inmobiliario

En muy breve espacio de tiempo se irá generalizando el uso de las Smart Home, de forma que cada vez un mayor número de componentes de la vivienda se irán integrando en estos sistemas de gestión inteligente de la vivienda.

Calefacción, aire acondicionado, iluminación, alarmas, accesos, la mayor parte de electrodomésticos….

Los contenidos de nuestra nevera estarán cuantificados, configuraremos niveles de stock y pedidos automáticos a nuestro proveedor habitual de alimentos, se configurará desde el móvil la lavadora, el lavavajillas….

Muchas tareas que realizamos en nuestra vivienda manualmente en muy breve espacio de tiempo podremos gestionarlas a través de sistemas de Smart Home.

En la medida que un mayor número de componentes de la vivienda estarán afectados por la innovación tecnológica, la propia vivienda será un bien con un mayor grado de innovación.

smart-home-mercado-inmobiliario

La construcción de viviendas con sistemas de impresión 3D

¿Qué ocurrirá conforme se vayan desarrollando los sistemas de producción de viviendas a través de sistemas de impresión 3D?

Y no estoy haciendo referencia únicamente a la típica vivienda unifamiliar, con importantes niveles de desarrollo en su producción por esta vía.

Las viviendas colectivas también se producirán con estos sistemas y podrán integrarse como se integran las aspas de un aerogenerador.

Podremos llegar incluso al caso de vivir en un determinado bloque de viviendas y que nuestro espacio (vivienda) pueda ser sustituido por una nueva vivienda con unas características más innovadoras, vendiendo nuestro producto «obsoleto» en el mercado de «segunda mano».

¿Os imagináis?

«quiero sustituir mi vivienda de Independencia 12, 6º C de Zaragoza por el nuevo modelo que acabo de encargar»

Lo que ahora parece «ciencia ficción» puede ser una realidad mucho antes de lo que creemos.

El proceso de innovación en el sector inmobiliario.

El sector inmobiliario va a vivir un proceso de innovación, con una intensificación sin límites año tras año, que nos llevará a que progresivamente un mayor porcentaje de viviendas no sean compradas sino «utilizadas» y pagadas bajo el sistema que se diseñe.

Eso sí, buscando una salida que nos permita estar a la última ante los progresivos desarrollos innovadores que el sector nos vaya presentando.

Aunque posiblemente no será algo generalizado, en la medida que, por ejemplo, todo el mundo no espera la próxima aparición del nuevo Iphone para comprarlo con independencia de otros factores.

El sector inmobiliario, como ocurre en la actualidad, tendrá cabida para todo el mundo, pero este sector contará con lo que podemos denominar como un determinado peso de «usuarios friki de vivienda», que irá ganando peso progresivamente, dando lugar a una constante transformación de la forma de entender el propio mercado inmobiliario.

Entonces ¿puede carecer de sentido comprar una vivienda?