Ahora que estamos en Navidad y se celebra el nacimiento de Cristo, es buen momento para reflexionar sobre el momento histórico en el que se encuadra el personaje y en concreto, por qué despertó el encono de las autoridades judías.

A los que estudiamos en colegio religioso nos explicaron que, puesto que la enfermedad significaba la manifestación de la pérdida del favor divino, los milagros que se reflejan en el Evangelio implican que Jesús curaba porque restablecía el vínculo del enfermo con Dios, es decir, que sus pecados habían sido perdonados.

A mí, personalmente, esta explicación nunca me pareció satisfactoria.

Ahí quedó mi duda durante años, hasta que me encontré con el libro del profesor Michael Hudsonand forgive them their debts”.

La evolución de la deuda

En este libro se estudia la evolución de la deuda desde la edad del bronce hasta la época romana, para lo que utiliza la parte traducida de documentos mesopotámicos (sumerios y asirios), las normas reflejadas en el antiguo testamento y las propuestas que se hacen en el Nuevo, así como documentación de la época romana.

Una investigación bien ejecutada plasmada en un interesante y exhaustivo libro.

La conclusión a la que llega sobre este particular es que el Nuevo Testamento propone una vuelta a las prácticas antiguas de perdonar las deudas cuando estas no puedan ser pagadas.

Y esto es algo que, naturalmente, la oligarquía no podía permitir.

Un motivo más que suficiente para hacer que lo matasen los romanos.

Los jubileos de deuda

Esta explicación me resulta más plausible, pero lo que muestra el libro tiene más amplio alcance, porque en el repaso histórico se pone de manifiesto que los jubileos de deuda eran una práctica relativamente frecuente, por la que los esclavos volvían a sus casas, las propiedades se restituían y las deudas se borraban.

El rey era quien proclamaba los jubileos, en un enfrentamiento directo con la oligarquía, que veía limitada su influencia y la posibilidad de acumular tierras en las pocas familias que la componían.

Esta práctica duró (naturalmente con altibajos en su aplicación) tanto o más que la de dar prioridad a los acreedores, que es la que ahora domina.

Así pues, la primera pregunta que surge es ¿por qué hacían esto los reyes antiguos?

Pero aún hay otra más interesante, ¿en el S XXI no se obtendrían los mismos beneficios?

Pospondremos nuestras reflexiones para el próximo artículo.

Hasta entonces, Feliz Navidad.

Bienvenido Subero

consultorio-inmobiliario