Hace ya tiempo que venimos escuchando este término, pero ¿Conoces bien sus aspectos más importantes? Te damos las pistas para saber de qué hablamos cuando vemos un edificio Passive House

  • El término casa pasiva está referido a una forma de construir edificios para lograr que sean energéticamente eficientes, o lo que es lo mismo: cómo conseguir el máximo confort con el mínimo gasto en energía.
  • El fin que persigue esta manera de construir es el de diseñar un edificio que sea capaz de absorber,  retener y aprovechar el calor en invierno, y minimizar el impacto del calor solar en verano. Todo ello, utilizando el  mínimo consumo de energía. Las primeras referencias datan de comienzos de los ochenta, promovido por el Instituto de Arquitectura de Estados Unidos.
  • Otro concepto parecido, pero diferente es Passivhaus. Además de ser el vocablo de «casa pasiva» en alemán, reúne los criterios concretos que afectan al diseño y ejecución de la obra, para obtener una vivienda energéticamente eficiente.
  • Fue desarrollada hacia finales de la década de los ochenta por los profesores Adamson, de la universidad sueca de Lund  y Feist, perteneciente al Instituto de Vivienda y Medio Ambiente alemán. Además, Wolfgang Feist es el fundador del Passive House Insitute en 1996 https://passivehouse.com/ . Este organismo de investigación independiente es el encargado de emitir y controlar todos los criterios necesarios para que cualquier edificio del mundo pueda obtener la certificación Passivhaus.
  • El criterio Passivhaus está centrado en tres ejes principales: aislamiento térmico, un riguroso control de infiltraciones, y una máxima calidad del aire interior. De esta forma se aprovecha el calor solar y el generado en el interior de la vivienda, para climatizarla.
  • El primer edificio construido bajo el criterio Passivhaus está situado en Darmstadt-Kranichstein, Alemania y se terminó de construir en 1990 (foto de portada)
  • Cuando una empresa o particular desea construir un edificio de estas características, debe acudir a una empresa certificadora autorizada que se encargue de garantizar que reúne los requisitos para obtener la «certificación Passivhaus».
  • Las empresas certificadoras hacen comprobaciones en las fases de diseño y ejecución. Por un lado, se aseguran de que la documentación del proyecto de arquitectura contiene los cálculos correctos de todos los criterios a aplicar, después, en la fase de ejecución se realiza otro control encaminado a segurar que el detalle del proyecto se implementa de forma correcta y que los cálculos del proyecto se corresponden con el resultado final.
  • El ahorro de consumo de energía de una casa «Passivhaus» respecto de una convencional oscila entre el 70 y el 90%.
  • Los edificios pasivos no sólo tienen el beneficio del ahorro, sino también son beneficiosos para nuestra salud y para el medio ambiente porque, al utilizar materiales más naturales y sostenibles, reducen la huella ecológica y las enfermedades relacionadas con la contaminación.