Hacer una jornada de puertas abiertas no es algo frecuente en España. Landa Propiedades ha llevado a cabo esta experiencia recientemente y queremos saberlo todo en primera persona.

El Open House o Jornada de puertas abiertas de una vivienda es un evento organizado por los agentes inmobiliarios que tiene su origen en los Estados Unidos. Durante esta jornada, los interesados pueden visitar la vivienda sin reservar cita, acelerando el proceso de venta.

Aunque las Open House no consiguen estandarizarse en España, en Landa Propiedades, lo hemos adaptado a las peculiaridades de nuestra cultura y entorno y pensamos que es una forma espectacular de dar a conocer una vivienda y generar boca a boca.

Los tres OBJETIVOS de esta estrategia de marketing son:

  1. El más importante es el propietario de la vivienda. Como parte de nuestro porfolio de servicios de márketing, lo ofrecemos a nuestros clientes como un valor añadido, en lugar  de ser un coste añadido. Ponemos su vivienda en escena con diferenciación y gran exposición al mercado.
  2. Posicionar nuestra marca e impresionar a los vecinos que también están madurando su decisión de vender. Nos sitúa como una inmobiliaria diferente que aporta valor real, tanto a las viviendas como al cliente.
  3. Búsqueda de compradores o vendedores a través de la fórmula más eficaz: el cara a cara. Para ello tenemos que conseguir atraer a la gente con algo que les motive y hacer que los posibles compradores venzan su pereza y vengan a ver la vivienda. Esta parte es la que mayor esfuerzo requiere y en la que participamos todo el equipo de Landa: agentes del comprador, agentes del vendedor, responsables de márketing…todos juntos para conseguir hacer el ruido necesario.

La organización del evento, que lleva unas tres semanas, se divide en preparación, ejecución y análisis. Cada fase tiene su listado de actividades, con su fecha de realización y su responsable.

Para la preparación necesitaremos un primer análisis de la vivienda, para saber si es viable. También necesitamos abundante material: flyers para buzonear el barrio, carteles para el comercio de proximidad, lona de señalización para la vivienda, mailing a base de datos de interesados, difusión en RRSS, globos, caramelos, merchandising para visitas…

En la fase de ejecución precisamos del compromiso de nuestros agentes del Comprador y del Vendedor para cubrir el horario del evento y atender, tanto en la vivienda como en la calle, a los vecinos que se interesan.

En la fase de análisis estudiamos si los costes han compensado a los resultados y podemos confirmar, sin ninguna duda, que SIEMPRE cubrimos y superamos nuestras expectativas de resultados, obteniendo gestiones nuevas, tanto de compradores como de vendedores que, sorprendidos por nuestra forma de trabajo, depositan su confianza en Landa Propiedades.

Nuestra experiencia nos dice que, con poco o mucho éxito de público, el peor Open House es aquel que no se hace y el mejor es que que está por llegar. ¿Os animáis?