¿Alguna vez te has preguntado qué documentos necesita el notario para la escritura de una vivienda?

Seguramente si y vamos a tratar de ayudarte a resolverlas.

Porque cuando ya te has decidido por la compra de una vivienda que cumple con todas las características que estabas buscando en cuestión de ubicación, habitaciones, baños, garaje trastero,…

Y además se adapta a tus posibilidades económicas o a la inversión prevista, es necesario completar el proceso de la compraventa.

Dentro de estas acciones posteriores a la toma de la decisión de compra de la vivienda, se encuentra el paso por el notario.

Un paso obligatorio y necesario y que a veces genera dudas.

La firma de la escritura de una vivienda en el notario.

Por todo esto, queremos abordarlo en la sección del portal inmobiliario MIAragón.es en Diario Económico de Aragón Radio.

Y hemos contactado con la experta agente inmobiliaria Celeste García de Centro Inmobiliario Zaragoza, que aclara todas las dudas respondiendo a las preguntas del equipo de Diario Económico.

Porque además, hay que tener en cuenta que el paso por la notaría para formalizar una escritura de compraventa de vivienda en Aragón tiene algunas particularidades que hay que conocer.

Nos lo cuenta Celeste García de Centro Inmobiliario Zaragoza.

 ¿Cuál es la documentación necesaria para formalizar la escritura de compraventa en el notario?

La documentación que hay que presentar al notario para la firma de la escritura la dividimos en la personal y la del inmueble.

Los datos personales para la firma de la escritura

Estos son los documentos que tienes que llevar al notario para la firma de la escritura de la vivienda:

  • EL DNI
  • La profesión
  • La vecindad que tenemos y que en el caso de Aragón hay que tenerlo muy presente por el derecho foral

Los datos del inmueble que hay que presentar al notario para formalizar la escritura de compra de vivienda

Y una vez aportada toda esta documentación personal, hay que aportar también la documentación del inmueble en cuestión para la firma de la escritura y que es:

  • El título de propiedad original del inmueble, que es la escritura que se firmó en su momento en la notaría.
  • El estado de cargas del inmueble, porque puede ser que haya todavía una hipoteca vigente, puede ser que esa hipoteca está cancelada económicamente pero falte la cancelación registral
  • O pueden figurar otra serie de cargas, como por ejemplo embargos que desconocemos, deudas con la comunidad que se han reflejado en el registro de la propiedad,…
  • También hay que tener sobre la mesa el certificado de eficiencia energética o un documento de estar al día con la comunidad de propietarios.

La importancia del estado civil de compradores y vendedores de una vivienda para firmar la escritura

También hay que tener muy en cuenta el estado civil de compradores y vendedores.

Si estamos casados en gananciales, aunque el bien sea privativo nuestro y lo hayamos adquirido estando solteros o a través de una herencia, el cónyuge debe aparecer en la firma para renunciar al derecho expectante de viudedad foral.

La otra opción es si estamos casados en separación de bienes.

En este supuesto, hay que aportar el documento de separación de bienes al notario para que se verifique si se ha hecho la renuncia al derecho expectante de viudedad foral o los cónyuges, a pesar de haber hecho separación de bienes, han querido conservar este derecho.

Y en el caso de que haya un divorcio, hay que aportar la sentencia de divorcio inscrita en el registro civil o el libro de familia inscrito o una certificación del registro civil que demuestre nuestra situación.

¿Qué ha supuesto para la compraventa de viviendas la nueva Ley Hipotecaria?

Le hemos preguntado también a Celeste García sobre la nueva ley hipotecaria y que ha supuesto para los procesos de compraventa.

Y nos responde que en principio más burocracia.

Cuando una persona tiene que firmar, vemos que los plazos se han prolongado y se exigen más garantías a los hipotecados.

Pero básicamente el banco nos tiene que aportar toda la documentación que vamos a firmar y todas las cláusulas, incluido un cuadro de amortización con determinadas variables con 10 días antes como mínimo de la firma en la notaría.

Si el banco no realiza este proceso y no puede demostrar que se han cumplido los 10 días estipulados en la ley hipotecaria, aunque se firme la hipoteca , el hipotecado podría solicitar que esa hipoteca se declarase nula.

Se han eliminado las cláusulas suelo.

Todos los gastos de constitución de hipotecas son asumidos por los bancos.

También se han prolongado mucho los plazos en las situaciones en las que se puede pedir un desahucio.

Y el hipotecado tiene que acudir dos veces a la notaría.

Las ventajas de la nueva ley hipotecaria para el comprador de vivienda.

Pero en la nueva ley hipotecaria no todo son dificultades para el comprador.

También tiene muchas cosas positivas.

Porque por ejemplo aporta más garantía al hipotecado.

Y sobre todo limita lo que el banco puede exigirte a la hora de firmar una hipoteca.

Han desaparecido todas las condiciones abusivas que se habían denunciado anteriormente y de todos conocidas.

El estudio que se hace de la solvencia económica del hipotecado es mucho más exhaustivo que se hacía anteriormente, con lo que al final, las operaciones que se aprueban son en teoría más seguras para ambas partes.

Tanto por parte del hipotecado como de la entidad bancaria que la concede.

consultorio-inmobiliario