Continuamos analizando lo que proponen los partidos políticos en el sector de la vivienda, de cara a las elecciones generales del próximo 28 de abril

 

Pedro Sánchez hizo público, por fin, su programa electoral, basado en «110 compromisos con la España que quieres».

En el apartado «La España de los nuevos derechos y libertades» aparecen especificadas las medidas 84, 85 y 86, que hacen referencia al «derecho irrenunciable a una vivienda digna y asequible».

La política de vivienda del PSOE

Antes de que nuestros expertos inmobiliarios te muestren como siempre de una forma constructiva el análisis de las políticas de vivienda del PSOE, te desglosamos las más importantes de su programa electoral que afectan a la vivienda:

  • Fomento de la promoción de vivienda de alquiler social, movilizando suelo público que se encuentre disponible mediante la cesión de derecho de superficie y favoreciendo el uso de mecanismos público-privados.
  • Además, se reforzará el papel de SEPES e ICO en la política de vivienda, con el fin de fomentar la oferta de vivienda de alquiler social de carácter permanente.
  • Impulsar una Estrategia para combatir la pobreza energética, consolidando el derecho a la energía.
  • Restablecimiento de la renta básica de emancipación para el alquiler de vivienda por parte de jóvenes con ingresos bajos.

El análisis de MIAragon.es de las medidas en vivienda del PSOE

Hasta el momento todos los partidos políticos que hemos analizados (Ciudadanos y Unidos Podemos), hacen una apuesta decidida por promover la vivienda social.

El partido socialista propone utilizar suelo público disponible para ceder el derecho de superficie, que consiste en facultar a una persona (superficiario) a construir una edificación en un suelo que no le pertenece.

Tal y como lo describe, es una forma de acometer la construcción de vivienda social desde los sectores público y privado.

Así mismo, propone reforzar la labor del SEPES  (Entidad Pública Empresarial de Suelo, es una entidad pública dependiente del Ministerio de Fomento, cuya finalidad es la gestión pública del suelo en todos sus aspectos, incluyendo suelo industrial, residencial, terciario y logístico) y del ICO (Instituto de Crédito Oficial, que es un banco público dependiente adscrito al Ministerio de Economía y Empresa).

Vivienda Social

Según el observatorio Housing Europe, Francia posee un 17% de vivienda social, Finlandia un 16% y Los Países Bajos nada menos que el 33%, y si consideramos el stock de alquiler, la cifra en este país asciende al 75%.

Otros países como Reino Unido o Austria tienen destinado algo más del 20% del conjunto de viviendas a personas en situación económica precaria.

Esta situación pone de relieve que en España hay muy poca vivienda social, pues el porcentaje de VPO en España apenas llega al 2%.

Los países europeos más eficientes en el manejo de vivienda social utilizan variedad de fórmulas públicas y privadas para la construcción y gestión de viviendas para las economías más precarias y vemos en las propuestas del Partido Socialista un reflejo de lo que está funcionando en Europa.

Alquiler de vivienda pública

El hecho de apostar por el alquiler de vivienda de propiedad pública supone una buena herramienta de intervención,  porque permite al sector público establecer precios asequibles y gestionar su propio parque de viviendas.

Por otro lado, y siguiendo con el alquiler, tenemos el último Real Decreto Ley de alquiler.

A juicio de  la secretaria general de vivienda del Ministerio de Fomento supone «reequilibrar las fuerzas en el contrato de arrendamiento, e incidiendo en la seguridad jurídica”, en un intento de sacar vivienda vacía al mercado del alquiler.

En nuestra opinión, esta es una forma saludable de fomentar la intervención privada en la generación de vivienda asequible, pero como hemos comentado en otras ocasiones, el exceso de protección al arrendatario más que animar a los arrendadores particulares, puede llegar a ahuyentarlos.

A ver quien se va a animar a poner una vivienda en alquiler sabiendo que, en caso de impago, el arrendatario se va a ver inmerso en un proceso interminable para recuperar su vivienda.

Ley estatal de vivienda

En otro orden de cosas, los socialistas, a través de Helena Beunza, secretaria general de vivienda del Ministerio de Fomento, también han puesto encima de la mesa electoral medidas tales como la resolución rápida de contenciosos entre inquilinos y propietarios y la tramitación de una Ley Estatal de Vivienda.

Nos parece buena idea establecer de manera formal conceptos como «qué es la vivienda social, qué es la vivienda asequible, cómo gestionarlas”, pues  hay distintos grados de necesidad, y se trata de establecer medidas para cada cada una de ellas.

Renta Básica de emancipación.

Por último, Pedro Sánchez planea restablecer la renta básica de emancipación para el alquiler de vivienda por parte de jóvenes en situación precaria.

Nada que objetar a esta medida, salvo que encierra una triste realidad en la que nuestro país es campeón: el paro juvenil.

Mucho se está especulando con las propuestas en torno a los impuestos ya que ahora todos los partidos parecen inmersos en una carrera por ver quién va a rebajar más la factura de Hacienda, cuando la realidad es que el verdadero problema, el caballo de batalla de nuestra economía es el enorme porcentaje de desempleo estructural en España.

El desempleo estructural es aquel que se produce porque, ante cambios en la estructura de una o varias industrias, las empresas no encuentran trabajadores con las competencias acordes a la nueva realidad.

Los empresarios buscan, pero no encuentran empleados con la capacitación oportuna, y esta situación genera desempleados de largo recorrido, además de un enorme esfuerzo para reducirlo.

Aunque estemos en tasas de paro tímidamente inferiores al 15% actualmente, no deja de ser llamativo que estas tasas de paro nos resulten admisibles por estar acostumbrados a ellas, cuando para nuestros vecinos europeos, serían sencillamente insoportables.

El empleo arrastra a todo lo demás, mayor confianza, más recaudación por impuestos y en Seguridad Social, y por tanto, más medios para conseguir un hogar digno para todos.