Los datos que nos ofrece el INE sobre Contabilidad Nacional muestran para el segundo trimestre de 2018 un crecimiento del 8’1% interanual para el sector de Construcción frente al 3’29% del PIB

El sector ha encadenado cinco trimestres de crecimiento interanual superior al 8%, desde el segundo de 2017, siendo su participación en el PIB superior al 6% por primera vez desde 2012.

La Construcción comenzó su recuperación en el primer trimestre de 2015, un año más tarde que el conjunto de la producción, que había comenzado a crecer el primer trimestre del año anterior; esta recuperación se ha ido acelerando hasta el último trimestre disponible. Este año es de esperar que continue la recuperación, si bien estas tasas cercanas al 9% interanual no son sostenibles durante más de dos o tres trimestres. Su participación en el total de la economía (en valor) actualmente en el 6’08%, está lejos de suponer más del 9% como ocurrió desde 2000 hasta 2009.

La parte de producción del sector correspondiente a sueldos y salarios este último trimestre ha crecido un 8’9% mientras que en el anterior el crecimiento interanual fue del 9’1%, por encima del crecimiento del sector y en tasas que no aparecían desde 2006. Este crecimiento refleja el aumento en el empleo en el sector, que el último trimestre de 2017  fue de un 6’6% de crecimiento internual y que desde 2016 mantiene el número de ocupados por encima del millón de personas.

Si tenemos en cuenta la larga y profunda crisis del sector estos datos de producción y empleo resultan saludables para la economía y reflejan la confianza de los agentes económicos en la recuperación, dado que estos deben pensar a largo plazo por lo dilatado en el tiempo de la ejecución de un proyecto. Por otra parte, supone que el stock de capital de la economía (infraestructuras, inmuebles, vivienda), a pesar de que todavía subyacen algunos problemas, comienza a renovarse.