Muchos son los aragoneses que han adquirido su segunda residencia en el Pirineo aragonés, pero también son muchos los que prefieren la playa y adquirieron viviendas en municipios como Salou, Torredembarra o Peñíscola.

Los datos del Ministerio de Fomento nos permiten valorar la situación del mercado inmobiliario en esas localidades, aunque los últimos datos publicados son todavía del primer trimestre de este año y será interesante comprobar lo que ha ocurrido en el segundo y tercer trimestres.

En el gráfico interactivo presentamos 31 municipios típicos «de playa» y 4 de Huesca. Los datos corresponden a las compras de los doce meses anteriores al 31 de marzo de los tres últimos años.

 

En Huesca, los cuatro municipios analizados gozan de buena actividad, con crecimientos en el conjunto de los dos últimos años. Los de Barcelona el último año han seguido creciendo, aunque con menores tasas (Castelldefels reduce un poco las compraventas), lo mismo que ha ocurrido en Tarragona. Los de Gerona también mantienen crecimientos considerando los dos últimos años y lo mismo puede decirse de todos los de la comunidad valenciana (con la excepción de Oliva).
En resumen, los municipios de costa considerados, después de un notable 2017 (recordemos que empieza en el segundo trimestre de 2016 y se compara con el mismo período de 2015) el período que termina en el primer trimestre de 2018 refleja una ralentización en el número de compraventas.
Si este menor ritmo de compraventas se confirma en el segundo y tercer trimestres de este año, habrá que sumarlo al frenazo sufrido en la entrada de turistas extranjeros para valorar si los precios actuales son los más adecuados a la actividad.
Sin embargo, la disminución en el número de turistas extranjeros (-6’7% interanual en Cataluña y -6’9% en la Comunidad Valenciana) afortunadamente no se corresponde con la variación en el gasto (sube el 3’17% en Cataluña y baja menos que el número de turistas en la Com. Valenciana, un -3’36%). Esto tal vez indicaría que se ha perdido parte del turismo extranjero del que menos gasta, ya que el gasto medio por persona ha subido en ambas comunidades.