Desde que el gobierno aprobó la moratoria en el pago de hipotecas, son muchas las voces que se han levantado pidiendo que se hiciese extensiva a los alquileres.

En el momento en el que redactamos este artículo, legalmente no hay ninguna moratoria de los alquileres aprobada por parte del ejecutivo.

Pero consideramos que ante la situación que estamos viviendo, con la aprobación por parte del congreso de la ampliación del estado de alarma como mínimo hasta el próximo 11 de abril, alguna solución gubernamental se va a aprobar en las próximas horas o días.

Y es que la situación de propietarios e inquilinos cada vez va a ser más complicada y la posibilidad de que se produzcan impagos masivos está a la vuelta de la esquina.

Es cierto que  ya tenemos constancia de que se están produciendo pactos entre arrendador y arrendatario para mitigar los efectos del confinamiento domiciliario en ambas partes.

Pero la sociedad exige ayudas del estado y de los gobiernos autonómicos que palíen esta situación.

Las medidas sobre la moratoria de alquiler que maneja el Gobierno

Aunque todo son especulaciones, el ejecutivo se plantea el suspender durante un mínimo de dos meses el pago del alquiler a aquellas personas en situación más vulnerable por la pandemia del COVID19.

Para los inquilinos supondría no tener que pagar la cuota mensual del alquiler durante este período de tiempo.

No hablamos de un retraso.

Si no de la condonación de la deuda del pago del alquiler.

¿Y qué pasa con los propietarios de viviendas de alquiler?

Pues que el estado se haría cargo de una compensación económica de hasta el 100% para los propietarios de vivienda en alquiler.

Recalcamos que todo esto son suposiciones porque todavía no hay nada oficial.

Y habrá que esperar la resolución del gobierno para determinar qué inquilinos pueden acogerse a la moratoria del alquiler, durante cuánto tiempo y lo mismo para los propietarios.

Es decir, qué condiciones deben cumplir los propietarios de viviendas en alquiler para percibir la compensación económica del estado por la moratoria de los alquileres.

Las diferencias en la moratoria del alquiler por la naturaleza de propietarios e inquilinos

Pero claro, en un mercado tan heterogéneo como es el del alquiler de inmuebles, hay situaciones muy distintas.

La moratoria del alquiler para los inquilinos

En el lado de los inquilinos, nos encontramos con personas y familias en situación vulnerable por el coronavirus y otras que no lo estarán.

Si hablamos de autónomos y pymes,… algunos por su actividad habrán tenido que cerrar totalmente sus negocios o empresas por el estado de alarma, otros que tendrán alguna actividad, ya sea por el teletrabajo o por dedicarse a uno de los sectores considerados indispensables y los menos que estarán al cien por cien de su actividad.

Si pueden demostrar que han sufrido una caída importantísima de sus ingresos, se baraja que se podrían incluso liberar del pago del alquiler de su oficina o local, mientras dure el estado de alarma.

Por lo tanto, las medidas no son iguales para todos.

Y sí que se habla de que el poder acceder a la moratoria del alquiler va a ser bastante restrictiva y dirigida a las personas, autónomos y pymes en situación más vulnerable.

La moratoria del alquiler para los propietarios de viviendas de alquiler

Si nos centramos en los propietarios, también es lógico que las medidas no sean las mismas, sea cual sea la naturaleza del propietario del inmueble.

Podemos distinguir entre pequeños propietarios de viviendas de alquiler y aquellas empresas que tienen un gran parque de viviendas de alquiler, como por ejemplo las socimis o alguno de los grandes fondos de inversión.

Parece pues evidente que la respuesta del gobierno no debería ser la misma para todos.

Ya que es muy probable que en el caso de los pequeños tenedores, recibir la renta del alquiler sea imprescindible para la economía mensual de esa persona o familia y que los propietarios de grandes stocks de viviendas en alquiler pueden tener cierto margen económico.

En este último caso, la propuesta que parece que el gobierno está ultimando es la de fijar una moratoria que comenzaría en abril y extenderla a los primeros meses en las que se haya superado la crisis del coronavirus.

Permitiendo que los inquilinos paguen más tarde la renta.

Incluso fraccionando las cuotas que no se hayan abonado durante la moratoria sin intereses.

De todas formas, habrá que esperar a su aprobación definitiva para valorar su contexto, impacto y consecuencias.

consultorio-inmobiliario