Ya tenemos oficialmente las medidas del gobierno para paliar las graves consecuencias económicas que se prevén por la crisis sanitaria del coronavirus.

La verdad es que después de la incertidumbre provocada en el mercado inmobiliario, y en general en toda la sociedad española por inmobiliarias cerradas, citas canceladas, operaciones suspendidas o aplazadas, despidos, ERTES,…

Y la gran preocupación en un sector como los APIS y los agentes inmobiliarios, en los que una buena parte son autónomos, esperábamos esta comparecencia del presidente del gobierno con expectación para imaginar un futuro para cada una de las agencias inmobiliarias.

No vamos a entrar en valoraciones y tampoco en si estas medidas del gobierno serán suficientes y proporcionales para frenar el impacto del estado de alarma para agencias y agentes inmobiliarios y el conjunto de la sociedad.

Pero teniendo en cuenta que se van a movilizar 200.000 mil millones de euros entre unas cosas y otras, …

Cuando menos la cifra es significativa.

Los principales problemas de las inmobiliarias por el estado de alarma

Como decíamos, el decreto de alarma publicado el pasado sábado en el BOE por la crisis sanitaria del COVID_19, ha supuesto un torpedo a la línea de flotación de muchas agencias inmobiliarias.

Involuntario, inesperado y necesario.

Pero supone todo un reto para todos.

Y por ende para el mercado inmobiliario, que es lo que nos ocupa en este blog.

Seguro que si diriges, trabajas o colaboras directamente con una agencia inmobiliaria, se te ha planteado alguno de estos problemas:

  • Cierre de la agencia inmobiliaria, de momento por 15 días pero todo hace indicar que el tiempo va a ser mayor y como es evidente, no hay una fecha en el horizonte en el que poder apoyarnos.
  • Cancelación de citas, visitas, firmas, contratos,
  • Replantear la organización de la inmobiliaria para poder atender los servicios que los agentes pueden realizar desde sus domicilios.
  • Tomar decisiones para aplicar ERTES, ERES,… que atenúen y equilibren los daños a la plantilla y a la viabilidad de la agencia inmobiliaria.

Seguro que se te ocurren algunos más, que te animamos a indicarnos comentando este artículo, pero cuando menos estos cuatro grandes problemas, seguro que están en tu pensamiento.

Las fortalezas del sector inmobiliario para afrontar el coronavirus

Y resolverlos no va a ser fácil.

Pero estamos en un sector que siempre se ha levantado.

Y a eso tenemos que aferrarnos.

Las dificultades que generó la crisis de 2007 y sobre todo en 2008 y 2009 en Aragón, se llevó muchas cosas por delante.

Pero también nos enseñó otras muchas.

Y aquí hacemos nuestras las palabras del profesor Luis Fabra en las presentaciones de los Informes Trimestrales del Mercado Inmobiliario de Aragón que publicamos en este portal inmobiliario, “hemos tenido unos buenos años de actividad del mercado, creciendo siempre de forma racional, tanto en número de compraventas como en precios”

Es cierto que en el último año los precios han crecido en Aragón un poco por encima de los salarios, que debería ser el equilibrio de la ecuación.

Pero en general, el mercado inmobiliario en Aragón se ha comportado de manera racional.

Por eso, os animamos a continuar con ese nivel de racionalidad y afrontar este histórico período de tiempo desde una manera proactiva.

Intentando cuidar al máximo vuestros intereses y los de los agentes inmobiliarios.

Para entre todos ser capaces de minimizar el impacto del coronavirus, apoyándonos en las herramientas que desde el estado, las comunidades y los ayuntamientos van a poner a nuestra disposición y que sin duda hay que aprovechar.

Las medidas del Gobierno para ayudar a empresas y autónomos por el coronavirus

Lo primero decir que son medidas para el conjunto de la sociedad y que habrá que leer la letra pequeña, pero como una primera aproximación, queremos destacar que gran parte de estos 200.000 millones de euros se van a destinar:

  • Para las empresas, autónomos y trabajadores:
    • Las empresas no pagarán cuotas a la Seguridad Social, para evitar que despidan trabajadores.
    • Flexibilización de los ERTE para que todas las personas que se vean afectadas se beneficien de la prestación por desempleo, incluso aunque que no tengan derecho a ella por falta de cotización.
    • El derecho de todos los trabajadores a reorganizar o reducir su jornada laboral, para cuidar a niños, familiares o mayores.
    • Las empresas tendrán que potenciar y fomentar el teletrabajo.
    • La creación de una línea de avales de garantías públicas para facilitar liquidez a empresas por importe de 100.000 millones de euros.
    • Se crean programas de apoyo a la digitalización de las pymes y planes de I+D para fomentar el teletrabajo.
    • Se acondiciona el acceso al paro de los autónomos por cese de actividad cuando hayan tenido que cerrar sus establecimientos o suspender sus servicios, siempre y cuando su facturación haya caído un 75% en relación con el semestre anterior y además es compatible con la exoneración del pago de cuotas.
    • Establecer un pacto máximo de siete días para aprobar las suspensiones masivas de empleo.
  • Para las personas:
    • Apoyo a las familias, sobre todo las que están en situación más vulnerable.
    • Derecho a la vivienda con la moratoria en la hipoteca de primera vivienda para personas que hayan reducido sus ingresos o estén en situación de desempleo por el coronavirus.
    • Los afectados por un ERTE tendrán paro incluso aunque no hayan generado la cotización suficiente y además las prestaciones cobradas durante el estado de alarma no computarán en caso de un posterior desempleo.
    • Protección de los suministros básicos de luz, agua, gas y telecomunicaciones.

Como ya hemos avanzado, son medidas tomadas a volapié y habrá que estudiarlas con detalle para conocer cómo pueden ayudar al mercado inmobiliario.

Pero por lo menos, merece la pena conocerlas cuanto antes para aumentar las dosis de tranquilidad para afrontar este duro momento.