“Invertir en estrategias de recursos humanos y la formación y cualificación de la plantilla”. Son dos de las claves para ayudar en la supervivencia de las empresas de la construcción. Así lo indica el “Estudio sobre las necesidades formativas del sector” realizado entre el Departamento de Dirección y Organización de Empresas de la Universidad de Zaragoza y la Fundación Laboral de la Construcción.

Un estudio que asegura que la mano de obra cualificada “escasea en el sector” y que existe “un desajuste entre la cualificación y las necesidades de formación en el sector.

Las empresas necesitan profesionales polivalentes y multidisciplinares, con cualificación en FP, certificados de profesionalidad y gran experiencia, lo que se une a la falta de relevo generacional”. Según indicó en el programa Despierta Aragón, de Aragón Radio Vicente Pedro Lafuente, gerente de la Fundación Laboral de la Construcción, el estudio realizado plantea que faltan entre 8000 y 10.000 personas para mantener el ritmo de las obras en la Comunidad aragonesa. “Antes de la crisis de 2008 había 60.000 trabajadores en el sector, con la crisis cayó hasta 20.000 y ahora estamos en 36.000 y esto es claramente insuficiente. No hay mano de obra”, aseguró.

Lafuente considera que algunas de las soluciones pueden pasar por la incorporación de jóvenes y mujeres al sector ya que “representan porcentajes bajísimos del sector. Los menores de 30 años son un 18%, mientras que los mayores de 40 son el 70%. La brecha generacional es muy grande. No hay relevo”. Lafuente plantea que hay que atraer a estas personas  “diciéndoles que en la construcción hay una carrera estable, buenos salarios, que es un trabajo entretenido. Hay que cambiar la mentalidad de todos, incluido los empresarios”. También la mujer tiene un debe. “Es un problema histórico. Apenas hay un 9% y en perfiles técnicos”, aseveró el gerente de la Fundación Laboral.

Cerca del 30% de las pymes tienen un plan de formación

El estudio realizado en colaboración con la Universidad de Zaragoza ha realizado más de 2.500 encuestas aleatorias entre trabajadores y empresas y refleja que el 23,4 % de las microempresas no realiza formación, excepto la obligatoria por normativa, frente al 22,7 % de las pequeñas empresas, el 32 % de las medianas y el 35,8 % de las grandes empresas que tiene un plan de formación que abarca a todos los departamentos e incluye todas las categorías.

Unas encuestas que indican asimismo que las principales motivaciones de las empresas para la formación de trabajadores son: cumplir con la legalidad, que esté orientado a los objetivos y necesidades de la empresa, formación certificada por un organismo oficial y que esté asociada a las innovaciones introducidas o que se vayan a introducir.

En cuanto a las habilidades que deberían tener los/as trabajadores/as, las empresas destacan la autonomía, el liderazgo, el orden y la limpieza, la capacidad de resolución de problemas, y la comunicación.

Las necesidades formativas urgentes están en los puestos de albañil; montador de estructuras metálicas; soldador y oxicortador; instalador de cerramientos metálicos y carpinteros metálicos, ferrallistas y montador de cubiertas.