Después de muchos meses, el IPC sigue resistiéndose a las medidas del Banco Central Europeo.

Los datos del IPC armonizaco del mes de julio de 2019

La tasa de variación anual del IPC armonizado en el mes de julio ha sido del 0,6%.

Igual que el mes anterior.

El crecimiento de los precios medido de esta forma va reduciéndose casi de forma sostenida, como se aprecia en el gráfico, desde octubre de 2018, cuando llevaba seis meses algo por encima del 2%.

Esto, según lo que argumentan los bancos centrales (no sólo el europeo) no es bueno para la economía, ya que indica debilidad en la actividad económica.

No obstante, para los ciudadanos españoles en general es positivo, ya que nuestro escaso salario lo tenemos esencialmente comprometido en las necesidades básicas,…

Y en reducir nuestro nivel de deuda.

La evolución de los precios de la electricidad.

Como es verano, es buen momento para hablar de la evolución de los precios de la electricidad.

Y es que están siguiendo una evolución pareja a la del índice general.

La parte del IPC que sigue resistiéndose a las medidas del Banco Central, correspondiente a la electricidad ha disminuido por tercera vez consecutiva.

Un -7’1% con respecto al año anterior.

Pero en contraste ha crecido un 2’6% con respecto al mes anterior.

Mal mes para aumentar los precios, dado que, además, ha sido un mes muy caluroso y por eso las facturas habrán sido abultadas.

La evolución de los precios del petróleo.

Pero además, aprovechamos las vacaciones para viajar, y hemos pagado la gasolina y el gasoil en julio un 0’6 y 0’2% más caros que en junio.

Y con respecto al año anterior, la gasolina un 0’5% más cara pero el gasóleo un 0’8% más barato.

Dados los precios de la materia prima, no es de esperar grandes cambios en los precios de los carburantes, a pesar de las tensiones entre Irán y los EEUU y su socio británico, suponiendo que ambos países no se enzarcen en un absurdo conflicto de consecuencias que se pueden esperar entre negativas y catastróficas para el mundo civilizado.

La influencia de las políticas exteriores

Lo cierto es que la política exterior de Trump es, digamos, sorprendente.

Las tensiones en el mar de China, la salida de uno de los tratados de armas nucleares firmado con Rusia y otras acciones que no contribuyen no ya a la distensión, sino a la paz mundial, deberían tener al gobierno español, cuando lo haya, en un ¡ay!.

La Unión Europea está demostrando que no tiene suficiente peso para mediar en todos estos conflictos, y menos en la guerra comercial con China.

Esperemos que el Brexit se consume por fin y, sin abandonar al aliado americano, le expliquen que ya podemos emanciparnos.

La evolución del IPC

Así pues, la evolución del IPC, más que de la cantidad de papel que impriman los bancos centrales, depende a medio plazo de forma más crítica de la libre circulación de las materias primas.

Y de las medidas de transición energética que acuerden los gobiernos europeos.

Algo mucho más urgente y relevante que el despliegue del atractivo 5G, que requerirá una montaña de dinero (que al menos ahora es barato y abundante) y cuyos efectos en la salud están comenzando a ser investigados.

Por ahora, consolémonos con unos precios contenidos que mantienen nuestro poder adquisitivo.