La evolución del Euribor en 2019 está siendo cuando menos curiosa.

Comenzó el año en -0’121%  a doce meses, donde se ha mantenido estable hasta finales de mayo.

Desde entonces comenzó a descender hasta llegar en agosto prácticamente a la misma tasa que la facilidad de depósito del Banco Central Europeo (la facilidad de depósito es lo que el banco central les cobra a los bancos por guardarles el efectivo).

Algo está pasando en los mercados monetarios y está afectando a la evolución del Euribor en 2019.

Pero cuando te hablamos del impacto de una futura subida de tipos de interés, parece que no lleva visos de producirse a corto plazo.

El euribor y la rentabilidad de los bonos

La rentabilidad del bono a diez años español no ha parado de reducirse desde el inicio del año hasta alcanzar en agosto un birrioso 0’102%.

Los bonos con tipos de interés negativo se acumulan rápidamente en el conjunto de la deuda europea.

Y esto se aprecia especialmente en los bonos alemanes, que los gestores no tienen más remedio que comprar para mantener el equilibrio de países en sus carteras, o bien esperando que en el futuro se puedan vender a mejor precio.

Es de esperar que esta bajada se tome un respiro, pero que el Euribor se quede ahí.

Para beneficio de los ciudadanos hipotecados que en la renovación del coste de tipos verán un pequeño ahorro, que todo es bueno para cubrir la factura de la electricidad de este verano y se puede aprovechar la evolución del Euribor en 2019.

Los tipos de interés para adquisición y rehabilitación de vivienda

Pero la tendencia a la reducción de los tipos de interés para la adquisición y rehabilitación de vivienda se detuvo en el cuarto trimestre de 2018 (en el gráfico, los promedios del trimestre en naranja).

Y en el segundo trimestre de 2019 se ha situado en el 2’367, algo por encima del cierre de año.

Hay que esperar para ver el efecto del desplome del Euribor en el tercer trimestre del año.

Pero no debería ser muy acusado, dado el elevado porcentaje (en el entorno del 60% desde hace varios trimestres) de hipotecas a tipo fijo o semifijo que se firman.

La evolución de los créditos a particulares

Los créditos a particulares se han beneficiado, no obstante, de esta anómala situación de los mercados.

El crédito al consumo ha alcanzado unos niveles que las familias consideran aceptables para endeudarse a corto plazo.

Por otra parte, las empresas han visto una reducción de casi 2 puntos porcentuales, hasta el 2’067% (en el gráfico, en azul).

El futuro de los tipos de interés

El Banco Central Europeo no podrá subir los tipos de interés en los próximos seis meses (al menos), dadas las incertidumbres existentes con respecto a la economía de los socios y esto sin duda afectará a la evolución del Euribor en 2019.

La Gran Bretaña saliendo de la UE sin acuerdo.

Alemania sufriendo los altercados en el comercio mundial.

Y los problemas financieros de Italia.

Mientras en España, acostumbrados como estamos a niveles estupefacientes de desempleo, notaremos la inestabilidad actual pero la dureza estará lejos de la de la crisis de 2008.

Eso sí, habrá que ver qué pasa con el precio de los activos, ya que subyace una situación monetaria más que peculiar y que no está en vías de resolverse.