El crédito por vivienda ha disminuido en Aragón un -0’49% al final de junio de 2018, después de subir un 1’44% el primer trimestre del año, lo que supone un 3’12% más que el mismo trimestre del año anterior.

En euros, ha bajado de los 100 mil alcanzados en marzo (hasta 98.804€), pero sigue representando un crecimiento significativo con respecto al año anterior, manteniendo la tendencia creciente iniciada en junio de 2017.
En España el crédito ha crecido más rápido que en Aragón desde diciembre de 2013 y ahora ha superado los 120 mil (120.880€). Estas diferencias son reflejo de la distinta evolución de los precios de compra en los dos ámbitos (el último dato es el del INE).
El crédito por metro cuadrado ha crecido, quedando en 999 €/m2 después de los dos últimos trimestres de reducción (el anterior un -0’4% con 993€/m2) mientras que España lleva 16 trimestres de continuo aumento, hasta los 1.243€/m.

Resulta llamativo que hasta diciembre de 2011 el crédito por metro era más alto en Aragón que España, pero hay que tener en cuenta que estamos hablando de medias territoriales, que recogen diferentes tipos de vivienda (nueva o de segunda mano) y diferentes usos (primera o segunda vivienda) así como diferentes niveles de renta. Así pues, la media nacional la incluimos en los gráficos a efectos de tener un punto de referencia sobre la tendencia general que siguen las instituciones financieras a la hora de conceder crédito.

Se observa que 2014 es el año en el que las dos medidas del crédito concedido comienzan a aumentar con suavidad, trimestre tras trimestre. Si comparamos el crédito por vivienda concedido hoy con el de marzo de 2011, en plena crisis, actualmente se concede un 85% en Aragón pero un 99% en España. El crédito por metro aún es más llamativo, ya que hoy se concede un 58% del que se concedía en Aragón en marzo de 2011 mientras que en España es del 77%
Mantenemos la proyeccion de que no es de esperar que los incrementos en el crédito continuén más allá de un año en el ámbito nacional, y que en Aragón se haya estabilizado el crédito por vivienda y por metro cuadrado.

El escenario a tres años vista es muy complicado, ya que las entidades financieras en conjunto están ahora ocupadas con lo que les queda de la crisis en su balance y deben afrontar una reducción en el número de sucursales y la correspondiente reducción en su plantilla. En el exterior, el Banco Central ha anunciado el fin de la actual expansión monetaria para mediados de 2019 y hay otras incertidumbres cambiarias en varios países que pueden tener efectos peniciosos sobre las entidades bancarias españolas y europeas.