En una sentencia pionera en la Comunidad aragonesa, el Juzgado de Primera Instancia número 12 de Zaragoza ha condenado al Banco Sabadell a devolver 20.000 euros a un cliente al que hizo un seguro de vida de 20 años y otro de protección de pagos de 5 vinculados a su hipoteca. Según queda acreditado en la sentencia, la entidad financiera impuso el pago por adelantado de las primas por un importe total de 23.068 euros, así como la financiación de las mismas. Esto hizo que el préstamo hipotecario aumentara en unos 19.500 euros. La sentencia ha declarado “abusivas” ambas pólizas y por ello las ha anulado.

El proceso se inicia cuando el cliente contrata hace tres años una hipoteca con el Banco Sabadell con la obligación de contratar con el banco una póliza de vida. El magistrado entiende en su sentencia que la entidad “obligó de forma velada al particular a hacerse con dichos servicios para poder otorgarle el préstamo”. Algo que “supone el incumplimiento de la directiva europea, dado que el Sabadell no facilita, sino todo lo contrario, la suscripción de unas pólizas de seguros de un proveedor distinto de su proveedor favorito», indica.

Para el abogado que ha llevado el caso, José Luis Carrera, las prácticas son “escandalosas” ya que las condiciones impuestas son «tan abusivas que merecen una sanción». Carrera cree asimismo que este caso «sentará jurisprudencia» y por ello insta a aquellos clientes que contratasen hipotecas con seguros de larga duración en condiciones similares «a reclamar la devolución del coste, dado que la resolución es de aplicación inmediata».