Los préstamos sobre vivienda en Aragón ahora duran 6 meses más que en junio de 2017, alargándose el plazo por sexto trimestre consecutivo.

En el tercer trimestre de 2016 cambió la tendencia al acortamiento de los plazos que se venía sufriendo desde 2011. En ese trimestre de 2016 la diferencia con respecto a la media nacional era casi de un año menos en Aragón, pero en la actualidad los plazos medios prácticamente son los mismos: en España 23 años y seis meses, en Aragón 23 años y 2 meses.

Dado el aumento más suave de los precios en Aragón que en España, el aumento de plazos beneficia más a los aragoneses, al diluir el pago en un período mayor; sin embargo, también supone un aumento del riesgo por interés, dado que los niveles actuales tocan a su fin, y a un año vista sólo puede esperarse una subida de tipos. Aquellas familias con préstamos a tipo fijo están a salvo de las subidas más inminentes y pueden hacer con precisión sus previsiones de pagos mientras dure esta condición de mantenimiento del tipo.

De cualquier manera, el alargamiento de los plazos en las nuevas hipotecas es buena noticia de cara a la mejora en la accesibilidad de la vivienda en propiedad. Teniendo en cuenta que en 2007 las hipotecas estaban en el entorno de los 27 años en España y algunos meses menos en Aragón, todavía hay recorrido para que se sigan alargando los plazos, puesto que las condiciones en las que se concede crédito son muy distintas y evidentemente, también la situación global del sector.