El trimestre terminado el 30 de abril, último dato publicado, la concesión de hipotecas en Aragón creció un 16% con respecto al mismo trimestre del año anterior, similar al crecimiento en España, del 13%.

Los datos del INE indican una evolución positiva desde julio de 2014, aunque con altibajos, como se aprecia en el gráfico. Comparando las 2.214 hipotecas de este trimestre con el de años anteriores, todavía estamos en niveles de 2011. La previsión es que la situación para los bancos no cambie y por tanto tampoco lo hagan los criterios de concesión de crédito, por lo que el crecimiento en el número de hipotecas concedidas provendrá del crecimiento en el número de compraventas.

Esto se ve con mayor claridad en el siguiente gráfico, que representa el número de hipotecas por cada 100 compraventas, que en el último trimestre en Aragón es de 67’2, similar al de Epaña, también representado en color naranja.

Hay un descenso continuo del ratio hasta que toca suelo en 2014 en España en el 60% y en Aragón algo superior, el 68%. A partir de ese momento los dos ratios quedan en el entorno del 68%. Es decir, buena parte del impulso en las compraventas, cuyo inicio coincide con esas fechas, se debe a personas que no han recurrido a hipoteca para la adquisición. De esto se puede concluir o bien que  quien compra en la actualidad ha conseguido ahorrar en estos años de penurias o bien que han entrado inversores ante la falta de alternativas de inversión en otros mercados.