Solicitar una hipoteca es muy habitual cuando quieres comprar un inmueble.

No olvides que según los datos del último informe trimestral sobre el mercado inmobiliario de Aragón que hemos publicado, 3 de cada 4 compraventas se realizan con financiación.

Incluso la necesidad de firmar una hipoteca para adquirir una vivienda, nave industrial, local comercial, garaje o trastero ha crecido en los últimos trimestres, puesto que veníamos de datos que reflejaban que 1 de cada 3 compraventas se realizaban con recursos propios.

Luego las compraventas “a tocateja” han disminuido del 33% al 25 % en términos generales.

Y por lo tanto, tener claro todo lo que tienes que tener en cuenta si vas a pedir una hipoteca, puede ayudarte a conseguir unas buenas condiciones para el préstamo hipotecario y evitar malas experiencias.

1- ¿Cuánto dinero necesitas para tu hipoteca?

Lo primero que deberías saber es la cantidad que necesitas financiar para comprar esa vivienda que es perfecta para tus preferencias.

banner-hipoteca-a-un-paso-ibercaja-el-banco-del-vamosY ponemos este punto en primer lugar porque en la actualidad y por norma general, los bancos están financiando como máximo el 80% del valor de tasación o del precio de compra.

La menor de ellas.

Bien es cierto que dependiendo de tus características y de la vinculación con la entidad bancaria con la que estés pensando en firmar la hipoteca, hay cierta capacidad de negociación.

Pero como norma general, márcate a fuego que necesitas tener ahorrado como mínimo el 20% del valor de la vivienda.

Y eso sí, a la hora de aportar esos recursos, no te olvides del resto de obligaciones que hayas contraído con anterioridad y analiza con detalle tu situación financiera a corto, medio y largo plazo para evitar sorpresas.

2- ¿Interés fijo o variable?

Quizás es la pregunta de moda en todas las personas que necesitan una hipoteca.

Y es que como puedes ver en el gráfico del último informe trimestral publicado, venimos de unos años en los que prácticamente el 100% de las hipotecas que se formalizaban se hacían a interés fijo.

Evolución interés fijo frente a interés variable

Una tendencia que comenzó a cambiar en el segundo trimestre de 2015, en el que se produjo un fuerte crecimiento que llevó hasta casi el 30% las hipotecas firmadas con interés fijo a mediados de 2017, en el que se produjo una meseta en el crecimiento o incluso una leve bajada de este porcentaje durante unos trimestres.

Hasta que en a principios de 2018 vuelve a coger impulso el crecimiento hasta situarse en el 47,51% según los datos publicados hasta la fecha.

Por lo tanto, un crecimiento vertiginoso de las hipotecas firmadas a interés fijo.

Que ya está muy cerca de igualar en porcentaje de hipotecas concedidas a las de interés variable, y que tiene pinta de que incluso va a superarlas en los próximos meses.

¿por qué se van a firmar más hipotecas a interés fijo que a interés variable?

La respuesta es sencilla.

Las entidades bancarias están volcando todo su arsenal crediticio hipotecario a los tipos fijos.

Y con este cambio, han conseguido un escenario casi ideal en el que tanto la banca como el cliente se siente cómodo ante una hipoteca a tipo fijo.

En el caso de la entidad bancaria porque con un escenario como el actual, con el Euribor en tasas negativas y con unas perspectivas de crecimiento muy a largo plazo, se garantizan unos rendimientos económicos en la operación.

Y desde el punto de vista de la persona que solicita la hipoteca, porque le da la tranquilidad de saber qué cuota tiene que pagar durante toda la vigencia del préstamo hipotecario.

Además, se han igualado la cuantía de los tipos de interés contratados, con lo que todavía es más apetecible el firmar una hipoteca a interés fijo en la actualidad.

Cuantía de tipos de interés contratados

¿Qué gastos tienes que asumir al firmar una hipoteca?

Ya te has decidido por la vivienda y has conseguido unas condiciones que consideras adecuadas para tu hipoteca.

La buena noticia es que según la nueva ley hipotecaria, la mayoría de los gastos van a recaer en la entidad bancaria con la que vayas a formalizarla.

Aún así, tienes que tener en cuenta que tus gastos serán:

  • La tasación de la vivienda
  • Tu copia de la escritura

A esto, tendrías que sumarle la comisión de apertura que te aplique el banco y los posibles productos vinculados con los que puedes conseguir mejores condiciones en la hipoteca y que deberás analizar para ver si te favorecen.

Y estamos hablando de seguros de vida, hogar, tarjetas, …

Cuya contratación puede ayudarte a rebajar el tipo de interés en el préstamo hipotecario.

¿Pero quién paga el resto de los gastos de la hipoteca?

Pues la entidad bancaria, que deberá hacer frente a:

  • Los gastos de la gestoría
  • Los honorarios del notario.
  • La inscripción en el registro.
  • El impuesto sobre actos jurídicos documentados (IAJD).
  • Su propia copia de la escritura

Y no te olvides, que cuando firmas una hipoteca estás realizando una de las operaciones financieras más importantes de tu vida y te estás comprometiendo a medio o largo plazo.

Por lo que tener en cuenta estas tres cosas antes de firmar una hipoteca junto a una buena negociación con la entidad bancaria, puede darte la tranquilidad que estás buscando durante el período de vigencia.