A lo largo de los tres trimestres se han superado los 900 €/m2, con una gran verticalidad desde los mínimos de finales de 2016, por debajo de los 800 €/m2

El simple visionado de la gráfica muestra con claridad el intenso crecimiento de precios en trasteros durante 2018. La tasa interanual se ha situado próxima al 15% en todos los trimestres de 2018, ratificando la fortaleza alcista.

Los resultados del tercer trimestre (910 €/m2), se han reducido ligeramente con respecto al trimestre precedente, con un descenso intertrimestral del -2,21%, después de seis trimestres consecutivos con incremento intertrimestrales, algunos de ellos muy intensos.

Todo parece indicar que el precio de trasteros, a lo largo de 2019, puede situarse ligeramente por debajo de los 1.000 €/m2.

Desde una perspectiva histórica, se observa claramente como los trasteros son un activo con una baja volatilidad, pudiendo considerarse incluso un valor refugio, en la medida que en épocas alcistas han mostrado incrementos de precios más moderados que la vivienda, y en periodos bajistas también han descendido en precios más moderadamente que la vivienda. La gráfica no deja dudas.