Durante el primer trimestre de 2018 los precios han subido un 6%, frente al 2’4% del anterior.

Medimos los precios con respecto a lo ocurrido en el mismo trimestre del año anterior. El cuarto trimestre de 2015 marco un período de 12 meses de crecimientos en los precios, después de más de dos años de disminuciones. Este cambio en la tendencia se truncó en el último de 2016, momento en el que las reducciones cada vez han sido menores hasta llegar a crecer el último de 2017.

Era de esperar que después de las reducciones de precios por parte de los vendedores, llegase un punto en que la demanda respondiese, como se ve en los niveles de actividad, y cuando la demanda ha sido suficiente los precios han comenzado a subir, y de forma bastante clara.

La continuación de esta tendencia es bastante probable durante el año 2018 ya que las alternativas de inversión son escasas y el stock de garajes en el mercado se ha reducido en los últimos dos años.