Una pregunta a la que dan respuesta los autónomos considerando que la medida aprobada en el Real Decreto-ley 35/2020, de 22 de diciembre, de medidas urgentes de apoyo al sector turístico, la hostelería y el comercio y en materia tributaria, por el Consejo de Ministros, llega demasiado tarde.

No podemos olvidar que el pago del alquiler del local supone entre el 25 y el 30% de los gastos fijos de estos negocios y muchos aseguran que no han podido soportarlo, teniendo en cuenta que en muchos casos llevan meses con pocos o ningún ingreso como consecuencia de la pandemia y ha sido una losa imposible de levantar para muchos autónomos.

Por lo tanto, aseguran que las medidas adoptadas por el gobierno central de ayudas al alquiler de locales de la semana pasada llegan demasiado tarde.

Las medidas aprobadas para apoyar el sector turístico, la hostelería y el comercio

Las medidas urgentes aprobadas por el gobierno constituyen un abanico que busca beneficios de ámbito fiscal, financiero y laboral para reducir los costes y que aseguran que tiene un impacto económico de 4.220 millones de euros, invertidos con el objetivo de reducir los costes fijos de las empresas.

El Gobierno diferencia en estas medidas entre pequeños y grandes tenedores (aquellos que poseen más de 10 inmuebles), y cuyos grandes rasgos son:

  • Rebajas y moratorias de alquileres
  • Aplazamiento de cuotas
  • Nuevo tramo ICO
  • Reducción y aplazamiento de impuestos

Como ya avanzábamos, el real decreto diferencia entre los grandes y los pequeños tenedores de inmuebles:

  • Para los pequeños propietarios de locales:
    • Reducir el precio de los alquileres, mediante incentivos fiscales.
    • Los propietarios podrán computar como gasto deducible en el IRPF la rebaja del precio del alquiler que acuerden con los inquilinos durante el primer trimestre de 2021.
  • Para los grandes tenedores, elegir entre:
    • Rebajar a sus inquilinos un 50% en el precio del alquiler de los locales comerciales durante el tiempo que dure el estado de alarma.
    • Optar por una moratoria en el pago de la renta sin penalización ni pago de intereses.

Los requisitos para acceder a las ayudas al alquiler por la pandemia

El principal requisito para acceder a las ayudas recogidas en el Real Decreto Ley 35/2020 de 22 de diciembre es que no haya un acuerdo previo entre las partes.

Tanto para una rebaja en el pago de la renta mensual como de una moratoria mientras dure la pandemia.

En el caso de optar por la moratoria, hay que acordar una devolución prorrateada, lo que quiere decir que el inquilino no pagará nada mientras dure la pandemia y el importe total que resulte una vez concluido el estado de alarma, tendrá que devolverlo en los dos años posteriores a la finalización de la moratoria.

Además, se podrán solicitar siempre y cuando el arrendador no se encuentre en concurso de acreedores o ante una insolvencia inminente o actual.

El plazo para presentarlo finaliza el 31 de enero.

La propuesta de las asociaciones de autónomos ante el problema de los alquileres de locales por la pandemia

Afirma Álvaro Bajén, secretario general de UPTA, que estos autónomos tienen que pagar las hipotecas o el alquiler de los locales comerciales, y toda esta situación está haciendo que muchos abandonen su actividad.

Como solución, proponen una medida que dicen que funcionó en Francia en otras crisis, y que consiste en que los ayuntamientos compren locales y se de uso a aquellos que tienen infrautilizados o que no están en uso y facilitar esos locales a negocios con valor con valor añadido.

En su opinión, eso es perfectamente posible porque a medida que los ayuntamientos tengan más locales, se convertirían en controladores de los precios de los locales comerciales.

¿Hay falta de transparencia en los precios del alquiler de locales comerciales?

Porque otro de los problemas que también ha sacado a la superficie esta pandemia es la falta de transparencia en los precios del mercado del alquiler de locales.

Y es que la información es clave para que la negociación entre propietarios e inquilinos sea lo más equilibrada posible.

Es cierto que este problema no existe en las operaciones de compraventa de locales, en el que disponemos trimestralmente de las operaciones registradas y que hacemos públicas en los informes trimestrales y en los informes sectoriales, pero no sucede lo mismo con el alquiler.

En opinión de Bienvenido Subero, economista jefe de GAMERIN, haría falta una especie de convenio colectivo entre las partes, que sería la base para posteriores negociaciones individuales.

El proceso consistiría en sentar a representaciones de ambas partes y por municipios que fijen cuál ha sido el impacto de la pandemia para los arrendadores y cuál para los arrendatarios y en base a eso fijar unas líneas generales a las cuales se atengan los propietarios y de esta manera conseguir que los poderes públicos ayuden a regular un mercado que está desbaratado.

Porque Bienvenido Subero teme que si no se consigue eso en los próximos meses, a medida que terminen muchos contratos de alquiler, se incrementará el número de locales vacíos y las ayudas al alquiler de locales no habrán resultado lo efectivas que hubiésemos deseado.