Después de muchos trimestres con incrementos en el peso de compraventas de vivienda usada, la vivienda nueva ha presentado su primer incremento en peso relativo

El tercer trimestre de 2018 se ha cerrado con un peso interanual de compraventas de vivienda nueva del 17,15%, frente al 82,85% de vivienda usada.

Este resultado interanual, que es donde se observan claramente las tendencia, constata la fortaleza en vivienda nueva, que previsiblemente se mantendrá a lo largo de los próximos trimestre como consecuencia del aumento del número de visados e iniciaciones de obra nueva.

La vivienda nueva protegida, con un peso interanual del 1,41%, sigue reduciendo su peso relativo como consecuencia del bajo interés existente en la promoción de esta modalidad de vivienda, acompañado por la escasez de recursos públicos, que pueden ser destinados de modo más eficaz a fomentar el alquiler de vivienda.

Si tomamos los resultados trimestrales, tal y como se muestra en el siguiente gráfico, el crecimiento en el peso de vivienda nueva ha sido todavía más intenso, con un 17,99%, frente al 82,01% en vivienda usada.

De acuerdo a esta evolución de resultados estimamos que no tardaremos mucho en recuperar niveles de compraventas de vivienda nueva próximos al 20%, dando continuidad a una tendencia claramente alcista, pero dentro de unos niveles moderadamente optimistas después de un intenso periodo de crisis con consecuencias muy notables sobre el sector de la promoción inmobiliaria.

Luis Alberto Fabra Garcés