La vivienda nueva registrada ha sido algo menos del 17%, con un 15,50% de compraventas de vivienda nueva libre y 1,54% de vivienda  nueva protegida

La vivienda usada sigue manteniendo su primacía en el mercado inmobiliario aragonés, al igual que viene ocurriendo durante los últimos trimestres en la totalidad de la geografía española.

Desde niveles que han llegado a superar el 87%, los últimos trimestres parecen asentarse en cuantías próximas al 82%.

De este modo, la vivienda nueva consolida un pero de compraventas próximo al 18%. Esto no significa que no presente una adecuada evolución, sino que, tal y como puede constatarse de la mera observación de la evolución del número de compraventas de vivienda, tanto la vivienda nueva como la vivienda usada están aumentando el número de compraventas por lo que, a pesar de este bajo peso porcentual de la vivienda nueva, en términos absolutos está aumentando el número de compraventas, pero todavía con bajos niveles porcentuales con respecto a la vivienda usada ya que esta última viene presentando un crecimiento espectacular.

Con respecto al mismo trimestre de 2017 la vivienda usada ha incrementado su peso relativo en 0,66 pp. La vivienda nueva protegida también ha mejorado, con una ganancia de 0,43 pp. Mientras que la vivienda  nueva libre ha visto reducido su peso en -1,09 pp.

En los últimos doce meses las compraventas de vivienda usada en Aragón han supuesto el 83,10% del total, quedando la vivienda nueva con un peso del 16,90%, distribuido en un 14,80% de vivienda nueva libre y un 2,10% de vivienda nueva protegida.

Tal y como puede observarse en el gráfico de evolución de resultados, en los últimos años el peso de la vivienda usada ha alcanzado niveles máximos, con más del 80% la mayor parte de los trimestres. La vivienda nueva llegó a alcanzar pesos relativos superiores al 60%, pero con la crisis inmobiliaria ha sido la modalidad que en mayor grado se ha visto afectada.

A pesar de estos resultados creemos que la vivienda nueva va a seguir creciendo en número de compraventas durante los próximos trimestres, aunque manteniendo niveles próximos a los actuales como consecuencia del intenso incremento que viene  presentando la vivienda usada.