La vivienda usada presenta una superficie media de 92,45 m2 en el último trimestre de 2017

La vivienda nueva protegida es la modalidad con menor superficie media, con 83,34 m2, siendo una consecuencia de las restricciones legales de superficie máxima existentes en esta tipología de vivienda.

La evolución e resultados muestra cómo la vivienda nueva libre históricamente es la que mayor superficie media ha venido alcanzando, superando los 100 m2 de media en no pocos trimestres.

Por su parte, la vivienda usada viene mostrando una clara tendencia descendente, desde los máximos de 2011, con resultados próximos a los 100 m2. En la actualidad ya muestra cierto grado de distancia con respecto a la vivienda nueva libre, por lo que se constata que esta última modalidad de vivienda está presentado unas características constructivas normalmente vinculadas a la consecución de una mayor superficie.

La vivienda nueva libre está aportando por un producto de mayor calidad media, y dentro de esta calidad media se encuentra el suministro de una mayor superficie, siendo una de sus características principales.

En cuanto a la vivienda nueva protegida, el gráfico de evolución muestra una clara tendencia ascendente. Hasta 2008 la superficie media de esta modalidad de vivienda se situaba claramente por debajo de los 80 m2, sin embargo, desde entonces, la práctica totalidad de trimestres la superficie media se ha situado por encima de dicho nivel, constatando la existencia de la citada tendencia alcista.

A lo largo de próximos trimestres previsiblemente la vivienda nueva seguirá mostrando una tendencia ascendente, en la medida que el perfil de consumidor de este producto presentan niveles adquisitivos medios altos, observándose cómo el mercado de obra nueva, en la medida que apuesta por productos de calidad, incorporando dentro de dicha calidad una mayor superficie, suele contar con una mejor aceptación, garantizando con mayor grado de fiabilidad el éxito en el proceso de comercialización de la promoción de obra nueva.