La heterogeneidad propia de la obra nueva proporciona un ajuste de precios en el último trimestre tras un buen comportamiento en trimestres precedentes. La vivienda usada se consolida en niveles próximos a mínimos históricos

Con respecto a máximos el precio de la vivienda todavía acumula un ajuste próximo al -45%. La vivienda nueva cuenta con una reducción cercana al -40%, mientras que la vivienda usada todavía acumula un ajuste del -50%.