El cuarto trimestre del año cerró con un incremento del 0,23%

El Índice de precio de la vivienda publicado por el Instituto Nacional de Estadística ofrece la visión más optimista del comportamiento del precio de la vivienda en Aragón.

Al cierre de 2017 proporciona un incremento interanual del 3,13%, ofreciendo trece trimestres consecutivos en los que esta tasa interanual se encuentra con signo positivo en nuestra comunidad autónoma.

En el último trimestre de 2017 el incremento ha sido del 0,23%, ligeramente por debajo del 0,89% del tercer trimestre. A pesar de este ligero incremento trimestral se consolida una favorable evolución del precio de la vivienda, aunque con crecimientos muy moderados desde la finalización del intenso ajuste del precio de la vivienda alcanzado en 2013 y 2014.

El gráfico de evolución del índice permite constatar con claridad esta situación de ligero crecimiento en los resultados absolutos, que sin embargo se ven modificados parcialmente con una perspectiva más favorable al observar la evolución de las tasas de variación interanuales.

Estas tasas interanuales, desde las reducciones máximas de precios próximas al -15% interanual en 2012 y 2013, fueron progresivamente corrigiéndose, hasta entrar en signo positivo en 2015. Desde entonces no han abandonado esta situación, acumulando tres años consecutivos con crecimientos interanuales del precio de la vivienda, pero dentro de un ritmo de recuperación muy razonable, en línea con el resultado de 2017 (3,13%).

Tal y como venimos indicando, esta es una situación muy adecuada para el mercado, en la medida que el mercado de compraventas está siendo especialmente activo, con tasas de crecimiento de dos dígitos, mientras que los precios presentan una recuperación significativamente más baja, no existiendo una presión sobre los potenciales demandantes de vivienda.

Asimismo, se aleja del mercado comportamientos especulativos, en la medida que las tasas de revalorización resultan moderadas, y desde una perspectiva neta son negativas a corto y medio plazo como consecuencia de los costes asociados a la compra (fiscalidad fundamentalmente).