Según el INE nos encontramos en máximos de crecimiento de los últimos años: 6,41% de crecimiento en el último año

El pasado viernes el Instituto Nacional de Estadística publicaba los resultados del Índice de Precio de la Vivienda del primer trimestre de 2019. En dichos resultados se constataba el intenso crecimiento del precio de la vivienda en la mayor parte de la geografía española.

Aragón no ha sido una excepción, ya que recoge un crecimiento en el primer trimestre del año del 2,18% trimestral, con un aumento del 3,92% en vivienda nueva, que está presentando un crecimiento de precios más intenso a lo largo de los últimos trimestres, mientras que la vivienda usada ha alcanzado una tasa trimestral del 1,70%.

Como saben nuestros lectores, al margen de resultados coyunturales, nos gusta analizar las tendencias y, en este caso, el dato más interesante era calcular en qué niveles se situaba la tasa interanual. Pues bien, para el conjunto de Aragón el crecimiento interanual del precio de la vivienda según el INE ha sido del 6,41%, la mayor tasa desde que publican este índice (2008 para la tasa interanual).

En vivienda nueva la tasa interanual se ha ido al 8,33%, presentando una notable fortaleza como consecuencia de la buena acogida que están teniendo por parte del mercado las nuevas promociones de obra nueva, que vienen presentando niveles de calidades constructivas medias-altas que, lógicamente, se trasladan a los precios.

La vivienda usada, con un comportamiento más moderado a lo largo de los últimos trimestres, acumula una tasa de crecimiento interanual del 5,89%, por debajo de la vivienda nueva, pero en cuantías nada despreciables, especialmente teniendo en cuenta la evolución de los salarios o el IPC.

Estos resultados vienen a ratificar la perspectiva descrita en la presentación de resultados del primer trimestre de MIAragon.es, donde se mostraban niveles de crecimiento en precios crecientes a través de los resultados publicados por el Colegio de Registradores.

La comparación de distintas fuentes es importante que se realice desde un adecuado enfoque. Los resultados de Colegio de Registradores e Instituto Nacional de Estadística se obtienen en base a los mismos datos, como son las compraventas de vivienda inscritas en los Registros de la Propiedad. Este hecho es el que hace decantarnos hacia estas dos fuentes como las más a tener en cuenta, dentro de las numerosas existente actualmente sobre el comportamiento del precio de la vivienda.

Por tanto, ¿cuál es la diferencia entre estas dos fuentes siendo que parten de los mismos datos? El INE realiza un esfuerzo adicional en el análisis de los datos en la medida que realiza un proceso de homogeneización de los datos con los que compara los resultados de cada uno de los periodos, es decir, dentro de las diferencias existentes entre las compraventas de un periodo y otro objeto de comparación, realiza un proceso de selección para que la comparación sea lo más parecida posible por lo que respecta a las características de las viviendas. Esta mejora metodológica es la que deriva en el hecho de que pueda considerarse la principal fuente de seguimiento del comportamiento del precio de la vivienda.

Asimismo, de todas las fuentes informativas, es la que muestra una cara más optimista por lo que respecta al comportamiento del precio de la vivienda, es decir, proporciona las mayores cuantías de crecimiento.

Como tercera fuente de análisis seguimos los resultados publicados por el Ministerio de Fomento, que son elaborados en base a las tasaciones proporcionadas por ATASA. No deja de ser una visión del mercado, la del tasador, bajo nuestro punto de vista menos relevante que el propio mercado, que se manifiesta a través del precio escriturado en el sentido más puro.

Esta última fuente, el Ministerio de Fomento, también publicó resultados del primer trimestre de 2019, constatando igualmente una tendencia ascendente en el precio de la vivienda, pero con un crecimiento interanual del 2,94%, pero claro, crecimiento del valor tasado, no del precio de compraventa, que se constata que es claramente superior.

¿Es bueno este nivel de crecimiento del precio de la vivienda? Bajo mi punto de vista es bueno para el vendedor, pero no es bueno ni para el comprador ni para el propio mercado. Vengo insistiendo en el hecho de que la evolución económica, tanto por lo que respecta al crecimiento del PIB, el empleo, los salarios…, siendo afortunadamente positiva, no da para asumir crecimiento de precios tan intensos.

A corto plazo estos efectos no son directos, pero a medio plazo sí. Incrementos de precios derivarán en reducciones del número de compraventas, que personalmente considero que es la variable más relevante del mercado inmobiliario (la actividad).

Luis Alberto Fabra Garcés