El comportamiento de la tasa de paro está estrechamente ligado a la evolución de las compraventa de vivienda

La pasada semana recomendábamos el seguimiento del número de compraventas interanuales de vivienda para poder anticiparse a un cambio de ciclo inmobiliario. Un reto difícil, como era el hecho de encontrar una única variable que nos permita avisar de este factor tan relevante.

Esta semana traemos el análisis de una segunda magnitud especialmente importante, en la medida en que permite igualmente avisarnos de un posible cambio de ciclo, aunque no con la antelación que lo hace el número de compraventas interanuales.

Vamos a constatar la estrecha relación que existe entre la tasa de paro y el número de compraventas de vivienda. Cuando la tasa de paro está en mínimos históricos el número de compraventas de vivienda se sitúa en máximos históricos, y cuando la tasa de paro está en máximos históricos el número de compraventas de vivienda se sitúa en mínimos históricos.

Observen el siguiente gráfico de evolución del número de ocupados y la tasa de paro en Aragón. Hasta finales de 2007 la tasa de paro se situó en mínimos históricos, llegando a alcanzar un resultado mínimo del 4,86%. Si se observa en el apartado de compraventas de vivienda, los máximos históricos se alcanzaron en 2006, manteniendo un fuerte nivel de demanda hasta finales de 2007.

A partir de dicho momento el número de compraventas calló en picado hasta los mínimos de 2014, con alrededor de 7.500 compraventas anuales de vivienda en Aragón. Dicho periodo corresponde precisamente, como puede observarse en el gráfico, con los niveles máximos de tasa de desempleo en Aragón, con más del 22% de tasa de paro.

A partir de 2014 la tasa de paro ha ido descendiendo intensamente, alcanzando a finales de 2017 niveles ligeramente por encima del 10%. Durante dicho periodo, 2014 hasta la actualidad, el número de compraventa ha crecido intensamente, pasando de los mínimos anuales de 7.500 a más de 12.500 anuales.

Si observamos con detenimiento el gráfico de la tasa de paro durante los últimos trimestres observamos un aparente cambio de tendencia, pero que no se define con claridad. En consecuencia, ¿puede estar produciéndose un cambio de tendencia en la tasa de paro y, en consecuencia, un cambio de tendencia en la demanda de vivienda?

Como buenos profesionales del sector inmobiliario seguiremos con detenimiento esta magnitud para constatar si efectivamente la tasa de paro crece y, por tanto, «tenemos que sacar el paraguas», o simplemente es uno de los pequeños cambios trimestrales que deriva en una continuidad de la tendencia bajista, en cuyo caso podremos mantener las perspectivas de mercado existentes durante los últimos cuatro años.

Luis Alberto Fabra Garcés

Grupo de Análisis del Mercado Inmobiliario GAMERIN