Que la producción de nuevas viviendas se haya moderado en Aragón quizás tiene algo que ver con lo que hablábamos ayer de que más del 80% de las compraventas de vivienda siguen siendo viviendas usadas.

Pero la verdad es que los promotores y constructores de nuevas viviendas en Aragón se han sabido adaptar a las condiciones del mercado.

Y la racionalidad se ha establecido como una máxima.

Lejos quedan aquellos años en los que la oferta de nuevas viviendas en Aragón estaba muy por encima de la demanda y la capacidad de absorción de la obra nueva que salía al mercado y que tuvo consecuencias funestas para el sector inmobiliario.

Lo analizamos con detalle.

El año 2019 está produciendo un menor número de viviendas nuevas que en 2018

Los últimos datos disponibles corresponden a cierre de mayo de 2019.

Tomando los datos de visados de vivienda de obra nueva de los últimos doce meses, vemos que se han visado 2.498 viviendas.

Esta cuantía supone, con respecto al conjunto de 2018, un descenso del -9,79%.

En consecuencia, los ritmos de produciendo de nueva vivienda (visados) están siendo más reducidos que en 2018.

Estas cifras constatan la notable racionalidad con la que es sector está trabajando.

No olvidemos que, tomando el número de compraventas de vivienda nueva en Aragón durante los últimos doce meses, se han registrado 2.452 compraventas al cierre del segundo trimestre de 2019.

Por tanto, existe un notable equilibrio entre los visados de vivienda nueva.

Es decir, los objetivos de producción de nuevas viviendas, con la capacidad actual de absorción de obra nueva por parte del mercado.

La ratio número de visados con respecto al número de compraventas es de 1,02, es decir, se están iniciando únicamente un 2% por encima de las compraventas actuales de obra nueva.

Los resultados históricos de visados y compraventas de nuevas viviendas en Aragón.

En el siguiente gráfico se observa la evolución de los resultados históricos de visados de obra nueva de vivienda y compraventas de vivienda nueva.

Este equilibrio, como muestra el gráfico, ya viene de largo.

Desde 2015 el número de visados de vivienda nueva y las compraventas de obra nueva se mantienen muy próximos, constatando la prudencia y racionalidad que está caracterizando al sector de promoción inmobiliaria en Aragón.

Lejos quedan las «locuras» de iniciación del doble de las viviendas que el mercado era capaz de absorber, en el mejor escenario de demanda de obra nueva por el mercado.

En cierta medida, podemos decir que se ha aprendido de los errores del pasado.

Luis Alberto Fabra Garcés

Director Estudios en Mercado Inmobiliario (https://merin.unizar.es/) MERIN

Universidad de Zaragoza

consultorio-inmobiliario-pag