Los resultados de cierre de septiembre registran 2.890 visados de vivienda de obra nueva en los últimos doce meses

Estos resultados suponen un incremento del 12,58% con respecto al cierre de 2017, que ya de por sí había supuesto un incremento del 32,87% con respecto al cierre de 2016.

Hay que ser conscientes que el ajuste fue especialmente intenso en esta magnitud, quedando desolado con la crisis el sector de la promoción inmobiliaria. Pero la realidad es que, desde los mínimos de 2014, con 1.199 visados, las cifras no han dejado de crecer.

Afortunadamente el crecimiento está siendo muy racional, a diferencia del anterior ciclo alcista. Esta racionalidad la analizamos comparando los visados de obra nueva con las compraventas de vivienda nueva.

Tal y como se muestra en el gráfico, los visados de obra nueva se encuentran por encima de las compraventas de vivienda nueva, peor no muy alejados, mostrando tendencias similares.

Esta situación nos muestra la valoración de expectativas favorables por parte del promotor, que viene produciendo un mayor número de vivienda en Aragón, pero de forma coordinada con la tendencia creciente de las viviendas nuevas.

Por tanto, una vez más, racionalidad en la toma de decisiones del mercado inmobiliario aragonés. Sigamos así.

Luis Alberto Fabra Garcés.