El segundo trimestre de 2014 inció una recuperación del volumen de compraventas que todavía no se ha detenido.

Las compraventas de los últimos 12 meses llevan subiendo 15 trimestres con respecto al año anterior, hasta alcanzar 3.148 en el cuarto trimestre de 2017 y 12.154 en los doce meses.

Las variaciones trimestrales (gráfico 2) pueden ser un poco más difíciles de interpretar, ya que recogen posibles esfectos estacionales, comparando períodos en el año con estabilidad típicamente alta con otros que no lo son tanto. Sin embargo, al acumular las compraventas de los doce meses anteriores (gráfico 1) en vez de sólo tres, se aprecia mucho mejor la evolución.

Las cifras actuales están alejadas del máximo registrado de 28.874 en los doce meses que terminaron en marzo de 2016, pero también se alejan con paso firme del mínimo de 7.630 compraventas que se dió al cierre de marzo de 2014, ya que en la acualidad se supera este mínimo en un 59%, alcanzando 12.154. Así pues, había demanda como para animar el mercado, pero la estabilidad de los precios de la vivienda en Aragón indican que los compradores han sido selectivos con los precios, probablemente pensando en las restricciones de su entidad financiera al concederles financiación o quizás aprovechando el agotamiento de los vendedores, en su gran mayoría de vivienda de segunda mano, ante un período muy prolongado de disminución de la actividad.

Gráfico 1: compraventas de los últimos doce meses y su variación con respecto al mismo período del año anterior.
Desde el final de 2005 sólo ha habido dos períodos en los que los mercados de vivienda aumentaron su volumen, uno durante 2010 y otro durante 2013, en los que hubo nueve meses de crecimiento con respecto al año anterior.
La evolución que se aprecia ahora es mucho más sólida, primero por su duración y segundo porque está apoyada por cambios objetivos en la situación económica que incentivan la toma de decisiones sobre las viviendas, animando los mercados. No hay razones para pensar que en los próximos doce meses, a pesar de algunos factores de inestabilidad internos (el año próximo es de elecciones, y los problemas políticos se acumulan, influyendo sobre las empresas de la Comunidad y del entorno) y externos (los efectos del Brexit sobre la Unión Europea y la posible duración de tipos de interés anormalmente bajos).

Gráfico 2: compraventas del trimestre y su variación con respecto al anterior.