En el tercer trimestre del año se han registrado 3.413 compraventas de vivienda, acumulando 13.514 en los últimos doce meses

Las 3.413 del tercer trimestre han supuesto un descenso del -4,61% con respecto al trimestre precedente, pero un incremento del 15,69% con respecto al mismo trimestre del año precedente (2017).

En vivienda nueva se han registrado 614 compraventas de vivienda, con un aumento intertrimestral del 15,63% e interanual del 11,84%. La vivienda nueva sigue mostrando una notable fortaleza, constatando las perspectivas favorables existentes con respecto a su comportamiento a lo largo de los próximos trimestres o incluso años.

En vivienda usada, la protagonista de los últimos años, ha registrado 2.799 compraventas en el tercer trimestre, con un descenso intertrimestral del -8,14% y un aumento interanual del 16,58%.

Tomando los resultados de los últimos doce meses, tal y como se muestra en el siguiente gráfico, se han registrado 13.514 compraventas de vivienda, con 2.318 compraventas en vivienda nueva y 11.196 compraventas en vivienda usada.

Estos resultados suponen un incremento del 3,55% con respecto a los interanuales del trimestre precedente, con un ascenso del 2,89% en vivienda nueva y del 3,69% en vivienda usada.

Las tasas interanuales consolidan la notable visión positiva de la tendencia, con un ascenso del 17,31% para el total general, siendo el aumento del 18,27% en vivienda nueva y del 17,11% en vivienda usada.

En el siguiente gráfico se muestra la evolución trimestral de las tasas de variación interanuales, que es como mejor puede observarse la tendencia en el comportamiento de la evolución de las compraventas de vivienda.

El gráfico muestra con claridad la consolidación de los crecimientos desde finales de 2014. Inicialmente fue la vivienda usada la que contribuyó con mayor claridad al aumento de las compraventas, pero como puede observarse, los últimos trimestres tanto la vivienda nueva como la vivienda usada están presentando una notable fortaleza en el incremento del número de operaciones.

Las incertidumbres existentes con respecto al ciclo económico conlleva que vengamos realizando análisis mensuales de los resultados publicados por el INE, que de momento constatan la consolidación de niveles de compraventas anuales próximos a las 13.500 compraventas, frente a las 15.000 que estimábamos hace unos trimestres.

El alza de precios está ralentizando el ritmo de crecimiento, debiendo contar el mercado, desde el lado de la oferta, con la prudencia necesaria en precios en la medida que la demanda actual presenta un recorrido limitado al alza como consecuencia, fundamentalmente, de la corrección de salarios en los últimos años.

Conviene tomar nota y seguir dando racionalidad al mercado, como viene ocurriendo desde 2014.

Luis Alberto Fabra Garcés.