Que la compra de viviendas para invertir está perdiendo fuerza sigue haciéndose palpable.

Los datos del mes de junio publicados por el INE muestran un descenso de la compraventa de vivienda libre del 8’5% con respecto al año anterior.

Pero más significativo es el dato anual acumulado, que desciende un 0’3%.

Es un descenso pequeño.

Pero que parece confirmar que la actividad del mercado ha perdido inercia y puede terminar el año claramente por debajo de las cifras de 2018.

La incidencia del parón de la compra de vivienda para invertir en el Mercado Inmobiliario.

Las comunidades con mayor peso descienden de forma importante con respecto al año anterior:

  • Andalucía un -12’1%
  • Cataluña un -9’8%
  • Valencia un -10’4%
  • Madrid un -10’2%.

Hay indicios de que la retirada de los inversores del mercado es la causante de este parón.

Por un lado, las tres comunidades mediterráneas descienden, y si observamos Baleares (-17’4%) y Canarias (-22’5%) la actividad en las zonas turísticas parece estar muy afectada, aunque Murcia es una región atípica, con un crecimiento en junio del 7’2%.

El contraste entre el mercado hipotecario y el mercado inmobiliario

Por otro, la estadística de hipotecas, aunque todavía no están los datos de junio, contrasta con la evolución de las compraventas.

En mayo el número de hipotecas concedidas sobre vivienda subió un 11’2%, con subidas interanuales continuadas durante los últimos 12 meses.

El promedio mensual de crecimiento ha sido del 10’5%, como se ve en el gráfico.

Así pues, se confirma que ahora mismo en el mercado están las familias que necesitan la vivienda para habitarla y no como inversión ante la situación de los mercados financieros.

Las provincias aragonesas sufren caídas más acusadas que la media nacional.

Si la falta de actividad inversora fuese la razón principal de la caída del mercado, en Aragón deberíamos experimentar menor disminución de la actividad.

Pero, como siempre en economía, las cosas son más complicadas y no podemos ceñirnos únicamente al parón de la compra de viviendas para invertir.

La tendencia de la tasa anual de variación es a hacerse más negativa.

Es decir, a que la pérdida de actividad vaya aumentando.

Pero además, en Huesca (-23% en junio) y Zaragoza (-13%) la tendencia es más acusada, mientras que en Teruel la evolución no es tan negativa (-1%).

¿Las compras de vivienda se hacen con hipotecas?

Puede surgir la duda de si estas compras se realizan con hipoteca o no.

Si calculamos el porcentaje de hipotecas sobre el número de compraventas, se aprecia una tendencia creciente tanto en el conjunto nacional, como en Zaragoza y Teruel.

Huesca es una interesante excepción, ya que en su mercado hay un peso significativo de la segunda vivienda.

En resumen.

Parece que la subida de los precios ha llegado a desanimar a los inversores

Pudiendo también influir la actitud hacia el alquiler turístico por parte de las autoridades.

Las familias, con la situación económica estabilizada, consiguen crédito y pagan los precios que han sido inflados por la actividad inversora, ya que necesitan el inmueble.

No obstante los niveles de crédito no son ni parecidos a los de los peores momentos de la burbuja, que siguen siendo la referencia cuando se analiza la evolución del mercado inmobiliario e hipotecario.

Mayores problemas tendrán los menores de 30 años, que no destacan precisamente por la compra de viviendas para invertir y que tienen altas tasas de desempleo y salarios insuficientes para incorporarse al grupo de los propietarios inmobiliarios.