Si te has tomado en serio el proceso de venta de tu casa, habrás aplicado algunos de los consejos de home staging que hemos ido dando en miaragon.es, te recomiendo que empieces ya mismo a preparar la mudanza de tu casa en venta.

Ya sé que aún no has vendido, que acabas de empezar o que estás a punto de empezar pero me reitero: si has trabajado la imagen y presentación de tu casa con los principios del home staging, prepara ya la mudanza.

Tienes muchas posibilidades de vender en unos pocos días (algunas semanas a lo sumo) y luego todo son prisas…

¿Que te parece una exageración? No lo es.

¿Quieres un par de datos? Desde que empecé como home stager y fotógrafa inmobiliaria en 2015 he trabajado en más de quinientas viviendas (en diferente grado, eso sí) y los datos que tengo son estos:

  • Más del 5% se han vendido el primer día.
  • Más del 41% en el primer mes.
  • Casi el 25% en el segundo mes.

Y esos son sólo mis datos. Si juntáramos los de todos los home stagers de España los resultados serían realmente impresionantes.

Por eso te recomiendo que empieces a pedir presupuestos de mudanzas. Además, el ir preparando la mudanza desde el momento cero te va a proporcionar dos ayudas increíbles a la hora de vender:

  1. Mentalmente te vas a ir despidiendo de tu casa y tu mente entrará de lleno en el proceso de venta y en la siguiente etapa de tu vida. No habrá vuelta atrás.
  2. Harás sitio para las visitas y para lucir el espacio que pones a la venta.

preparar la mudanza de una casa en venta

Cómo preparar la mudanza de una vivienda que has puesto a la venta con home staging

Empezar con una mudanza mientras aún se está viviendo en una casa puede parecer difícil pero no lo es tanto. Te dejo algunos tips rápidos para que te resulte más fácil:

  • Decide qué es lo que no estás usando ahora mismo y puede esperar unas semanas (o meses) en una caja como, por ejemplo, la ropa de otra temporada o los libros que ahora mismo no vas a releer.
  • Decide qué cuadros y otros elementos de decoración pueden estar en una caja. No son cosas que necesites en el día a día y van a favorecer la presentación de tu casa.
  • Decide qué muebles no son imprescindibles para el día a día y retíralos (siempre que haya un exceso de muebles, claro; para tener algunas pistas puedes releer este post anterior)
  • Decide qué muebles o accesorios no quieres llevar a tu nueva casa y véndelos, regálalos o, simplemente, tíralos. Tú eliges tu opción. Piensa que cada objeto que traslades en la mudanza es un coste.
  • Si hay niños en casa, puede ser el momento ideal para retirar o regalar algunos de los juegos o juguetes que ya no utilizan. O, simplemente, si los están usando todos, negociar con cuántos pueden jugar durante unas semanas. Te sorprenderá lo colaborativos que son los niños ante la expectativa de una nueva casa…

Si tu trastero ya no admite más objetos, piensa en alquilar un trastero por meses, será una muy buena inversión. Ah, las empresas de mudanza también recogen en estos almacenes así que no tendrás que estar llevando y trayendo cajas y muebles.

Cuando lleguen las visitas, agradecerás que el paso por las estancias sea fácil y fluido (nada más “antiventa” que el ir chocando con las otras personas que están presentes durante la visita) y cuando llegue el momento de la venta, agradecerás tener una buena parte del trabajo hecho.