Cuando una persona o una familia está pensando en vender una vivienda, la primera pregunta que se hace es: ¿por cuánto puedo venderla?

Y probablemente la segunda, si la quiere vender por su cuenta o confiar en un agente inmobiliario.

Ambas opciones son totalmente lícitas, aunque desde el portal miaragon.es siempre recomendamos ponerse en manos de profesionales, porque, en una operación de tanto impacto económico, el conocimiento del mercado inmobiliario, de todas las partes del proceso de venta y la experiencia de haber participado en múltiples compraventas pueden marcar la diferencia en el éxito de la operación.

Entendiendo como éxito, el vender la vivienda al mayor precio y en el menor tiempo posible.

Así que te compartimos los 4 errores más comunes al poner el precio de una vivienda, extraído de la sección semanal del sector inmobiliario de Aragón en el programa Diario Económico de Aragón Radio, en el que Alberto Monzón, coordinador de MIAragon.es y de los títulos en Mercado Inmobiliario de la Universidad de Zaragoza te lo detalla.

 

Los 4 errores más comunes al poner el precio de una vivienda

Conviene recordar qué un inmueble qué sale al mercado con un precio adecuado a sus dimensiones, sus características y a la ubicación dónde se encuentra, suele tener un periodo de tiempo muchísimo más bajo a la hora de formalizar la venta.

En contra, una vivienda qué sale al mercado con un precio sobrevalorado para esa tipología y en esa ubicación, tendrá muchas más dificultades para conseguir su venta.

A no ser lo que llamamos el precio de oportunidad.

Que quiere decir que, aun siendo un precio sobrevalorado, hay alguien que está dispuesto a pagarlo por sus propias circunstancias personales.

Como por ejemplo porque está al lado de la vivienda de sus padres, que le permite ir al trabajo sin utilizar transporte, cerca del colegio al que quiere que vayan sus hijos,…

Por nuestra propia experiencia, cuando sale un piso al mercado, en unas dos semanas ya podemos saber si el precio de salida es el adecuado o hay que plantearse otras opciones, porque un piso que lleva mucho tiempo en el mercado y con escasas solicitudes de información, se va quemando y hace que los compradores siempre quieran negociar rebajas importantes.

Resumiendo, el precio de salida de una vivienda que entra nueva al mercado es determinante para el éxito de la operación y por eso queremos enumerarte los 4 errores más comunes que se cometen a la hora de fijar el precio de oferta:

1. Fijarte en los precios de los anuncios de viviendas similares publicados en portales inmobiliarios.

Ten en cuenta que ese precio es el precio ofertado y puede ser muy distinto del precio real de venta, ya que, si está anunciado, es que todavía no se ha vendido y una de las razones puede ser su excesivo precio.

2. Lo que llamamos el se ve que.

Y aquí hacemos referencia a los consejos, entre comillas de familiares, amigos o vecinos qué nos dicen que fulanito vendió su piso en tantas mil y menganito en otras tantas mil más.

Partiendo de que esa información sea correcta, tendríamos que volver a analizar si las características de esas viviendas son similares a la nuestra.

Si está en la misma planta, si tiene los mismos metros, la misma orientación, si está en la misma finca, en qué momento lo vendió y cuál era el entorno económico, pues no es lo mismo, por ejemplo, una vivienda que se vendió justo antes del estallido de la burbuja inmobiliaria, que en otro ciclo alcista o bajista del mercado.

3. No conocer las dimensiones exactas de la vivienda.

Porque es habitual que las dimensiones que aparecen en el catastro no coincidan con las reales de la vivienda y por eso, un buen agente inmobiliario que ha recibido el encargo de venderla, realizará un plano con las medidas reales para poder hacer una correcta valoración.

banner-hipoteca-a-un-paso-ibercaja-el-banco-del-vamosLo ideal es que realice una valoración profesional con toda la información y el valor de tu inmueble, en el momento concreto que lo quieres sacar a la venta, que probablemente vendrá acompañada de una horquilla de precios en el que su experiencia le dicta que se puede concretar la venta de la vivienda.

Todo esto es fácil de ver con un ejemplo para el que nos basamos en los datos de precio medio de venta de una vivienda publicados en el último informe trimestral del mercado inmobiliario de Aragón que hemos publicado, y aprovecho la ocasión para anunciar que el próximo jueves 18 presentaremos el informe del 4º trimestre con unos datos sorprendentes y esperanzadores de la evolución del mercado y que evidentemente no podemos desvelar todavía.

Pero volviendo al informe ya publicado, el precio medio de venta del metro cuadrado en Zaragoza estaba en 1421 €/m2, desglosando la vivienda nueva que se vendía alrededor de los 1800 € y la vivienda usada en 1300 €/m2.

Por lo tanto, si tenemos una vivienda que en el catastro figura como de 80 m2 y con la medición real vemos que tiene 70 m2, esos 10 metros cuadrados suponen unos 13000 €, calculados con el valor del precio medio de una vivienda de segunda mano con los datos del 3er trimestre, y que el comprador no va a estar dispuesto a pagar.

De ahí su importancia.

4. Tener urgencia o ansiedad por cerrar la operación.

Si los 3 errores anteriores tienen más que ver con precios sobreelevados de oferta, en este caso hablamos más de precios por debajo del rango de la valoración de la vivienda.

Es posible que haya situaciones personales y económicas, que a todos nos vienen a la cabeza y que lleven al vendedor a intentar cerrar la operación a cualquier precio.

Por eso es importante tener a un profesional, que tenga la cabeza fría y la experiencia suficiente para poder optimizar la venta del inmueble.