Esa es una pregunta que a los home stagers nos llega mucho, tanto desde particulares como desde inmobiliarias y hoy voy a tratar de responderla aquí.

Todos tenemos la tendencia a pensar que podemos vender nuestra casa tal y como vivimos en ella. Pensamos que quien busca casa ya se imaginará las posibilidades y verá los espacios más allá de nuestra decoración, las fotos de nuestra familia…

Pensamos que dedicar tiempo y dinero para preparar nuestra casa antes de ponerla a la venta no tiene sentido y creemos que se trata de un gasto y no de una inversión que recuperaremos al vender.

Así, muchas casas se anuncian tal cual vivimos en ellas y nos olvidamos de que se han convertido en un producto expuesto en un escaparate que tiene que llegar al máximo número posible de personas y que tiene que resultar atractivo para ellas (más allá de un precio de saldo).

banner-hipoteca-a-un-paso-ibercaja-el-banco-del-vamosCuando esas casas no provocan el resultado esperado, nuestro anuncio recibe pocas visitas o éstas se van reduciendo de forma importante a medida que avanzan las semanas, la primera solución que suele aplicarse es la bajada de precio. Y ahí ya hemos caído en la trampa: todas las personas que buscan casa van viendo su evolución, el tiempo que llevan anunciadas (esas fotos en agosto que aún muestran el árbol de Navidad son un auténtico chivato), las bajadas de precio que se le han aplicado… Todos los que han guardado nuestra casa como “favorito” ya saben que hemos bajado precio y que, si tienen la suficiente paciencia, lo volveremos a bajar. Ahí está la trampa.

En ese momento, algunas personas se plantean una estrategia diferente que consiste en enamorar al comprador desde la primera foto, provocar el irrefrenable deseo de ir a ver “esa” casa, de no perderla, de que no se la “quiten”.

Estos casos son muy valorados por los home stagers porque, pese a tratarse de “casas quemadas” (es decir, que llevan mucho tiempo anunciadas y que ya las ha visto todo el mundo) los resultados no tardan en llegar y podemos comparar lo que pasaba antes de hacer home staging con lo que pasa después.

En la mayoría de ocasiones, al trabajar el home staging en una vivienda, se vuelve a recuperar el precio inicial de venta con un gran resultado. Y esa es una magnífica publicidad para un home stager (por eso nos gustan esos casos).

La imagen que acompaña este post es uno de esos casos: una casa en casco antiguo de pueblo, nueva, bien construida y que estuvo cerca de dos años en el mercado. Fue bajando su precio pero, claro, la presentación no arrebataba a nadie que la viera. Ya no llegaban visitas.  Llegó una nueva inmobiliaria, nos contactó para trabajar de forma profesional la presentación de esa casa, recuperó su precio original y se anunció. ¿Te cuento el resultado? Efectivamente, vendida a la primera visita el primer día.

vivienda vendida en la primera visita con home staging

Algunas personas, antes de llegar a la bajada de precio tras varias semanas de anuncio, prueban con el home staging.  En esos casos puede que aún no hayamos “quemado” nuestro anuncio y tendremos más oportunidades de llegar a más compradores interesados.

Se trata de demostrar con imágenes que tu casa vale el precio que se pide por ella, que es la mejor de sus características en su zona y precio, y lo hacen aplicando el home staging.  Con ello llegan a nuevos interesados y los anteriores empiezan a verla con nuevos ojos.

Por último, una tercera tipología de vendedores es la que elige salir a por todas desde el principio y pasar por delante de todas las demás casas que se anuncian, convirtiéndose en la favorita de los posibles compradores.  Lo cierto es que estas casas, bien preparadas, bien fotografiadas y bien mostradas en los portales inmobiliarios, son imbatibles y -efectivamente- pasan por delante de todas las demás.

Si me preguntas a mí, yo trabajaría la imagen de mi casa antes de publicar la primera foto. Entre otras cosas porque yo nunca pondría fotos de mi casa en Internet enseñando a todo el mundo mi intimidad (fotos familiares, productos cosméticos, horarios de colegios o de citas médicas en la nevera, souvenirs de mis viajes, un vestidor abierto con toda mi ropa a la vista, las toallas que secan pero que ya no son las más amorosas -todos tenemos de esas en casa-…).

Además, sabiendo lo que sé y habiendo preparado centenares de casas en todos los momentos del proceso de venta, sólo te puedo recomendar que saques la caballería completa desde el minuto uno de la partida.

El home stager se perderá una gran campaña de marketing pero tú venderás en apenas unos días. Y nada nos gusta más a los home stagers que decir “vendido a la primera visita” porque eso quiere decir que el propietario de esa casa ha obtenido el mayor beneficio posible con su venta.

¿Probamos?

Si quieres conocer más de los beneficios del home staging, te animamos a visitar otros artículos de Anna Lavado en MIAragon.es, haciendo clic en cada una de las imágenes.

5 pasos imprescindibles para vender tu vivienda más rápido en 2021home staging la presentación de tu casa puede ayudarte a venderla