Post de septiembre, recién acabadas las vacaciones para muchos y empiezan colegios, rutinas… Lo de todos los septiembres para la mayoría.
¿Qué te parece si hacemos más suave la reentrada y recordamos un poco tus vacaciones? ¿Las has disfrutado? ¿Has podido desconectar? ¿Has hecho fotos para recordar el momento?

Si no tienes una segunda residencia y te has alojado en un hotel, en un apartamento o en una casa rural… ¿recuerdas cómo lo elegiste?

Déjame intuir un poco: supongo que primero seleccionarías la zona en la que querías veranear.

Después, el tipo de alojamiento: todo hecho en un hotel, libertad de horarios y movimientos en un apartamento o en una casa…

Y llegó el momento de asomarse a las webs especializadas.

Contando con tu presupuesto para todos los días de vacaciones, imagino que marcaste el precio diario de la habitación (o casa). ¡Perfecto! Un primer filtro resuelto. Entonces llegó el momento de mirar las fotos para tratar de imaginar si nos íbamos a poder encontrar a gusto en ese lugar.

Es entonces cuando nos fijamos en cosas como las colchas, el estado del sofá, de la cocina, las vistas, el tipo de suelo… incluso las cortinas.

Todas esas cosas dan mucha información sobre el cariño que los anfitriones o el arrendador le ponen a su casa. Valoramos también si estamos dispuestos a pagar lo que piden por lo que nos ofrecen…

Y sí, con el dinero que vamos a pagar tratamos de obtener lo mejor de entre todo lo que se nos ofrece (¿quién querría elegir lo peor?).

Todas esas precauciones las tomamos para un lugar en el que vamos a alojarnos con nuestra familia unos días. Imagínate qué no valorarías si fueras a alojar allí a tu familia los próximos diez o veinte años.

¿Cómo es el proceso que sigue el comprador de una vivienda?

Un proceso muy parecido a ese que seguiste tú para elegir tu residencia en vacaciones es muy parecido al que el comprador de una casa seguirá a la hora de seleccionar las casas que visitará:

  • Localización: tú en eso no puedes intervenir, no te puedes llevar tu casa de barrio en barrio o al pueblo vecino. Con este asunto no te queda más que esperar a quienes quieren vivir en tu zona.
  • Precio: en esto tienes un cierto margen para intervenir pero no te creas que puedes pedir todo lo que quieras… El mercado tiene sus normas y si el precio que marcas se escapa de lo que se considera aceptable en la zona, tu casa se quedará la última de la lista. ¿Ya sabes qué se vende, cómo se vende y a qué precio se vende en tu zona? Si quieres arriesgarte a pedir por la franja alta de los precios de tu zona, tendrás que ofrecer algo más que el resto (como la casa de vacaciones o el hotel, ni más ni menos). Algo por lo que al comprador le parezca que merece la pena pagar.
  • Presentación (y fotos): ¿tu casa luce en todo su esplendor? ¿muestras lo que vendes o hay más cuadros que pared? ¿El suelo es un suelo que vale la pena mostrar y lo tienes cubierto de alfombras o de patas de muebles?

3 recordatorios importantes para vender tu casa

  1. Recuerda que si alguien tiene la sensación de que va a pagar de más, sencillamente no comprará.
  2. Recuerda también que el primer contacto de todo comprador con tu casa es a través de una única foto (igual que tú al elegir tu alojamiento de vacaciones). Esa única foto es la que le moverá a hacer clic y seguir mirando e, incluso, pedir cita para una visita. O la que le hará ignorar tu casa porque le parezca “una de tantas”.
  3. Recuerda que, sin visitas a tu casa, no se venderá.

Sólo te puedo recomendar que consultes la forma en que mejor puedes lucir tu casa en un anuncio inmobiliario. Me creas o no, ahí puede radicar la diferencia entre “poner a la venta” o “vender”.

Y ahora sí, feliz vuelta a la rutina.

Espero que hayas vuelto con fuerzas renovadas para seguir con la venta de tu casa si empezaste con ello antes de verano. O que empieces yendo a por todas si justo estas vacaciones has decidido que ha llegado el momento de cambiar de casa y poner la tuya a la venta.

Recuerda: ir a por todas quiere decir salir con un trabajo de marketing inmobiliario espectacular para tu casa. Y eso es home staging: ir a por todas.

En un próximo post, hablaremos de quién asume la inversión en home staging.  ¡Todo un mundo de posibilidades!

Anna Lavado

Home Stager

Y si quieres ver todos los artículos de Home Staging de Anna Lavado publicados hasta la fecha, puedes acceder a cada uno haciendo clic en la imagen:

Home Staging ¿otro gasto más para vender tu casa

10 consejos para hacer las fotos del anuncio para vender tu casa

 

¿Tú también dices eso de no tengo prisa en vender mi vivienda?

¿Podrías ponerte en la mente del comprador de tu casa?

home staging la presentación de tu casa puede ayudarte a venderla

5 pasos imprescindibles para vender tu vivienda más rápido en 2021

 

En qué momento hay que hacer home staging_

5 pasos imprescindibles para vender tu vivienda más rápido en 2021