La primera compra de una vivienda en bitcoins, la vendía una inmobiliaria de Tarragona a principios de 2018.

Fue tal el interés que en pocas horas se acordó la operación. Desde entonces, ha habido múltiples operaciones realizadas con esta criptomoneda pero la verdad es que sigue siendo un mercado minoritario. De todas las viviendas publicadas en el mayor portal del país, solo 70 aceptan ese intercambio y sólo dos están en Aragón. Una de ellas es una casa de aproximadamente 300 metros cuadrados situada en el municipio turolense de Los Olmos. Se vende por 220.000 euros y 5,32 Bitcoins el día en el que escribimos el texto. Pero el precio en esta criptomoneda cambiará cuando usted lo esté leyendo y precisamente ésa es una de las cuestiones más importantes a tener en cuenta. Fijar el precio y sobre todo la fecha en el que calcularlo.

Una de las dudas que pueden surgir a la hora de comenzar un proceso así es la legalidad de la operación en nuestro país, pero esto nunca ha estado en duda. Adquirir o vender una vivienda a través de Bitcoin es lícito aunque la criptomoneda no es una moneda de curso legal. De hecho, el Tribunal Supremo en su Sentencia n.º 326/2019 de 20 de junio del 2019, lo llega a calificar como “un activo patrimonial inmaterial”. Desde la Asociación Blockchain Zaragoza, consideran que este hecho hace que no sea una compraventa pura sino más bien “una permuta, asimilable a si utilizamos como medio de pago acciones cotizadas, granos de trigo o lingotes de oro”, indica Antonio Lorente, presidente de esta organización e Innovation Manager en Censi Soluciones Inmobiliarias con enlace a la web.

Una transmisión que, a priori, no presenta problemas pero que sí tiene algunas ventajas sobre todo “si tienes Bitcoins hace tiempo” porque “puedes traspasarlos de una cuenta a otra sin pasar por euros”, asegura Jesús Lorente socio de Seico Asesores en Zaragoza y uno de los mayores expertos de España en fiscalidad de criptomoneda. De esta manera, evitas todos los trámites que esto supone. También este mecanismo tiene sus inconvenientes. “Hay que estar muy seguro porque una transferencia en Bitcoin no tiene vuelta atrás”, explica Jesús Lorente, que por ello plantea la importancia de “tener un intermediario” que asegure la operación.

Cómo fijar el precio de una vivienda en bitcoins

Cómo decíamos antes, fijar los precios es una de las dudas más corrientes cuando se pone a la venta un inmueble de esta manera. Aquí, las cosas están más o menos claras. “Ponemos un precio en euros y su contravalor en Bitcoins”, asegura Jesús Lorente. Ésta es una cantidad que estará reflejada en las escrituras por parte del notario. Éste profesional comprueba “y en el registro queda reflejado en euros y para liquidar los impuestos también”, indica.

Otra de las cosas a tener en cuenta por parte del comprador es la necesidad “demostrar la procedencia de la criptomoneda. Lo pide el notario. No hay problema si lo haces directamente entre particulares aunque si lo haces a través de una entidad financiera puede producirse un bloqueo temporal de la cuenta hasta que se entreguen los documentos acreditativos”, asegura Jesús Lorente. Acreditar esta propiedad a veces no es tan fácil porque, según explica Antonio Lorente, “las denominadas wallets no certifican la titularidad de las monedas que en ellas se guardan”.

A pesar de estas dificultades, desde Blockchain Zaragoza plantea otras opciones como aportar el modelo 720 de hacienda, “documento que acredita la adquisición en una fecha determinada a través de casa de cambio, o algún contrato que me permita acreditar que poseo Bitcoins como consecuencia de un negocio jurídico realizado”.

Pocas opciones de comprar una vivienda en bitcoins en Aragón: 2 en el Bajo Aragón

A pesar de que la sensación es que estas operaciones “están en boga” la verdad es que de momento, hay muy pocos inmuebles que incluyan esta opción. La página web con más inmuebles publicitados del país, incluye menos de 70 pisos que se pueden comprar en Bitcoin en todo el país y de ellos, solo dos en Aragón, concretamente en la provincia de Teruel. Uno de ellos está en Híjar y acepta como método de pago Bitcoin o un coche y la de más valor es una vivienda situada en el municipio de Los Olmos, también en el Bajo Aragón.

Su precio es 220.000 euros y acepta Bitcoin como método de pago. Su propietario, Cugat Pons, se decidió a ofrecer esta opción porque “las criptomonedas ya no son cosa de cuatro y aún tienen que despertar”. Desde que ofrecen esta posibilidad ha detectado un incremento del interés en la vivienda y considera que, de concretarse una operación así, el vendedor “asume un riesgo por la volatilidad de esta moneda”.

A pesar de esta volatilidad, Cugat Pons, apuesta por esta criptomoneda. “Creo que es una moneda descentralizada, por lo que ningún gobierno o poder financiero puede actuar sobre ella. Este último punto lo veo muy importante ya que tú eres el único dueño”, indica. Cree además que, de cara al futuro, es muy importante que las transacciones sean “muy rápidas y con comisiones muy bajas”.