Dentro del plan de ayudas del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, la Comunidad aragonesa recibirá 33.3 millones para la rehabilitación de viviendas. Unas ayudas que servirán para “lanzar la rehabilitación integral de los barrios, reforzar la lucha contra la pobreza energética y crear oficinas de rehabilitación”. Así lo dijo el consejero de Vertebración del Territorio y Vivienda del Gobierno de Aragón, José Luis Soro durante la presentación de las ayudas a alcaldes de la Comunidad. Un plan en el que se impulsará la rehabilitación de cerca de 4600 viviendas hasta el año 2023

En el encuentro, Soro presentó las iniciativas de políticas de vivienda para los próximos cinco o seis años en aplicación de plan de recuperación y resiliencia de la Unión Europea. Entre las medidas planteadas, el consejero responsable de Vivienda incluyó aumentar el parque público de vivienda de alquiler. Desde el Ejecutivo se quiere «tratar de alcanzar cambios estructurales, profundos, que permitan continuar y que esas políticas lleguen para quedarse”. El consejero considera asimismo que la llegada de los fondos europeos “es una oportunidad inmejorable para conseguir el objetivo» y que se llevará a cabo «de la mano de los ayuntamientos».

El consejero, antes de la presentación del plan a los representantes municipales mostró su preocupación por el punto de partida ya que “en 1980 cambió la normativa de calidad y eficiencia energética de los edificios y en toda España la mitad de las viviendas son anteriores a esa fecha”. Soro, además, indicó que en general “el ritmo de rehabilitación de vivienda ha sido muy lento» en comparación con otros países.

El programa de rehabilitación de barrio incluye la apuesta por reducir al menos un 30 por ciento el consumo de energía primaria no renovable y la reurbanización de espacios públicos, así como la creación de oficinas de rehabilitación para gestionar estas actuaciones, que se pondrán en marcha junto con los colegios oficiales de arquitectos y arquitectos técnicos. Los ayuntamientos más pequeños podrán remitir sus proyectos a las oficinas que cree el Gobierno de Aragón.

Los ayuntamientos que decidan ampliar el parque público de vivienda recibirán subvenciones de hasta 700 euros por metro cuadrado, con un máximo de 50.000 euros por vivienda, con una previsión de que se asignen 14 millones de euros el año próximo de los fondos europeos MRR para esta política.

Las novedades en el programa de construcción de viviendas públicas

En el caso del programa de construcción de viviendas públicas para alquiler social, asequible o cesión de uso sobre terrenos de titularidad pública, se considerará válida la construcción de nuevas viviendas o la rehabilitación de edificios que ahora no están destinados a vivienda.

Deberán destinarse a este uso como mínimo 50 años y contar con sistemas de eficiencia energética para garantizar el consumo de energía casi nulo. Se podrá percibir la subvención con pagos a cuenta o anticipados y las obras deberán estar finalizadas antes de junio de 2026. La construcción podrá ser a través de la iniciativa pública o con fórmulas de colaboración público-privadas.