El 25’6% de los hogares compuestos por un adulto con uno o más niños dependientes tienen la vivienda en alquiler.

Que la opción de alquilar la vivienda está creciendo en España es un dato conocido, el 16’9% de hogares están en una vivienda alquilada, con el dato de 2017 publicado por el INE. A priori, podría parecer que dos adultos sin niños fuesen los más proclives al alquiler de la vivienda, sin embargo, estos sólo alquilan en un 15% de las ocasiones (dato de 2017). Cuando en la vivienda hay dos adultos con niños el porcentaje asciende al 18%. Pero el porcentaje llega a la cuarta parte de hogares formados por un adulto con uno o más niños. Estos datos se pueden explorar en el gráfico a continuación.

Todos los tipos de familia siguen una evolución ascendente del porcentaje de vivienda alquilada durante el período considerado, pero llama la atención que los hogares con un adulto y uno o más niños dependientes siempre son los que alquilan en mayor porcentaje.

Esto supone un riesgo económico para este tipo de familias, ya que al depender de los ingresos de un solo adulto, cualquier eventualidad puede desembocar en un problema económico serio, al tener niños dependientes. Ciertamente si la vivienda estuviese en propiedad también existiría ese riesgo, pero al menos eso indicaría que partían de una mejor situación financiera que había llevado a que la entidad financiera les prestase dinero y además, cabe la posibilidad de vender para recuperar caja y pasar la mala racha.

Sólo la solidaridad del resto de la familia puede proteger de ese tipo de eventualidades que van más allá del plano económico cuando se producen, ya que las ayudas públicas sólo pueden alcanzar a cubrir las necesidades materiales de forma transitoria.