El límite del precio del alquiler sigue estando en primera plana y mira que se hace complicado que cualquier otra noticia se haga un hueco en cualquier formato de prensa .

Tres cambios legislativos en los últimos tiempos con la intención de proteger a los inquilinos, sobre todo a los más vulnerables, pero que se olvidan de la otra parte.

El arrendador.

Y ahí creemos que radica el problema.

Para que un mercado consiga contener los precios o incluso bajarlos, la oferta tiene que ser superior a la demanda, y en este caso, estamos muy lejos de esa realidad.

Por lo tanto, ¿por qué no fomentar que los propietarios de viviendas, tanto familias y particulares como los grandes tenedores, tengan incentivos para sacar más vivienda de alquiler al mercado?

Pero no queremos quedarnos solo en preguntas, sino que aportamos ideas y soluciones para que se produzca la autoregulación del mercado sin necesidad de limitar el precio del alquiler y por eso queremos compartir la intervención de Luis Fabra, director de GAMERIN en el programa Aquí y Ahora de Aragón TV en el que acota el problema, define las características de los tres grandes grupos de inquilinos y propone soluciones para cada uno de ellos.

Regular el precio del alquiler no es la solución

Al propietario de una vivienda en alquiler, si le dices el precio máximo al que puede alquilarla, puede tomar la decisión de seguir alquilándola o tomar otro camino, que es el habitual, y que es vender la vivienda.

banner-hipoteca-a-un-paso-ibercaja-el-banco-del-vamosY por lo tanto, normalmente regular el precio del alquiler no es una medida que sea una solución.

En aquellos países en los que se ha implementado la regulación del precio del alquiler, se habla mucho de los países nórdicos, Berlín o más recientemente en Cataluña, lo que ocurre es que se produce una salida del mercado y en consecuencia quedan menos viviendas de alquiler disponibles y se tarda mucho más en conseguir una vivienda de alquiler.

En los países nórdicos, por ejemplo en Suecia, están en un periodo medio de entre 8 y 20 años para acceder a una vivienda de alquiler dependiendo de la zona.

Y cuenta Luis Fabra que le cuenta una amigo que vive y trabaja como ingeniero en Berlín ,que es más  fácil encontrar trabajo que un piso de alquiler.

Por consiguiente, las situaciones que hay las tenemos y las consecuencias de regular el precio del alquiler son ya conocidas.

A petición de Podemos se va a modificar la ley de la vivienda para regular el mercado del alquiler y en algunos casos, eventualmente bajarlo en las zonas de mercado tensionadas.

¿Se puede intervenir en el precio del alquiler? ¿funciona esta medida?

Lo que dice la experiencia del mercado a nivel mundial es que no.

La intervención de precios y la fijación de límites máximos de la renta del alquiler, lo que provoca es agrandar el problema y limitar la oferta.

Puede ser algo que a nivel de etiqueta política venda, pero sin duda no es una solución.

Es un problema añadido a los problemas que ya se han acumulado durante los últimos años en la regulación que se viene haciendo del mercado de alquiler.

¿La regulación del precio del alquiler puede fomentar la aparición de pagos en negro?

Resumiendo podemos decir que hay dos caminos para los propietarios de vivienda en alquiler que serían:

  • Alquiler al precio que se marca
  • Vender la vivienda y sacarla de la oferta del alquiler

Y aquí, Miriam Sánchez, presentadora del programa Aquí y ahora plantea una tercera vía a Luis Fabra que es que los propietarios decidan que como les han puesto un límite al precio del alquiler, pedir una cantidad adicional pagada en B.

A lo que Luis Fabra indica que es una de las opciones, aunque no se la recomienda a nadie.

Es cierto que puede ocurrir, pero incide en que el problema fundamental que nos encontramos en el mercado del alquiler es la falta de seguridad jurídica.

Algo que parece tan sencillo como firmar un contrato, que ese contrato se respete y que se pague lo que está acordado y firmado o que si no se paga se desocupe el piso, pues eso no ocurre.

Y mientras eso no cambie, la consecuencia son y es que muchos propietarios no se atreven a sacar al mercado del alquiler sus viviendas.

No nos olvidemos que España es el país de la OCDE con mayor número de viviendas por habitante y el mayor número de viviendas por familia, por lo tanto las viviendas existen y están ahí disponibles, pero mientras lo esencial no se cambie, será muy difícil que haya un cambio en la tendencia del mercado de alquiler, porque se ha puesto mucho al inquilino y quizá poco al arrendatario.

Venimos recientemente de hasta 3 reformas de la ley de arrendamientos urbanos en poco tiempo y en todo momento los caminos seguidos han sido de crear más desequilibrio entre las partes.

El desequilibrio legal entre los derechos de inquilino y arrendatario

Se ha fomentado el derecho del inquilino y se han perjudicado los derechos de los arrendadores.

Hay un desequilibrio en el mercado y que se ha producido fundamentalmente porque no ha habido una visión adecuada del mercado de alquiler.

En el mercado alquiler hay 3 tipologías fundamentales de inquilinos:

  • Por un lado están aquellas personas que no pueden pagar el alquiler y que lógicamente tiene que haber una intervención del sector público para garantizar que exista una vivienda para todas las familias.
  • Un segundo grupo de personas que pueden pagar un alquiler, pero no todo lo que demanda el mercado. Personas jóvenes, personas con bajos niveles de renta,… y lo que tiene que haber es unas ayudas que complementen la capacidad de renta.
  • Y el tercer grupo es el mercado global, es decir, una parte importante de ciudadanos que optan libremente por entrar al mercado alquiler.

Lo que podemos hacer es actuar para cada grupo de forma diferenciadora, pero no pensando únicamente en el primer grupo.

Y eso es lo que ha ocurrido.

No olvidemos que hay diferentes tipos de inquilinos pero también diferentes tipos de arrendatarios.

No es lo mismo una familia que a lo mejor compensa su sueldo o su pensión si son personas mayores con el alquiler de un piso que sociedades que se lucran con esto y hacen un negocio y revenden y realquilan.