Durante los últimos cinco años los precios de alquiler en la ciudad de Zaragoza han subido un 1’7%, la de Huesca un 1% y en la de Teruel un 0’4%. Cuarte de Huerva, María de Huerva y Zaragoza son las ciudades más caras, seguidas de cerca por Jaca.

Estas tasas compuestas de variación están basados en los datos ofrecidos por Aragón Open Data, y son consistentes para el resto de municipios analizados (los de mayor actividad). En el gráfico se muestran los resultados de tres períodos analizados: el primero comienza en 2003 y termina en 2008, para el que se observan tasas de crecimiento en el entorno del 10% en una mayoría de municipios, destacando en Zaragoza Villanueva de Gállego, Utebo, La Puebla de Alfindén, Cuarte, Caspe y Alagón. En Teruel el encarecimiento del alquiler fue significativo, y en Huesca destacaron Fraga y Barbastro.

Durante el segundo período, que comienza en 2008 y termina en 2013, en todas las ciudades hay reducciones en los precios de alquiler, especialmente acusadas en La Muela y Alagón y en Alcañiz, mientras que en Huesca el abaratamiento ha sido mucho menor.

El último período, que nos lleva hasta el año actual, muestra crecimientos moderados para el quinquenio, destacando Villanueva de Gállego (4%), Alagón (3’6%) y la continuación de la reducción de precios en Sabiñánigo (-2’9%) y Barbastro (-0’7%)

Para analizar los niveles de precios de un municipio nos vamos a fijar en la distribución de las rentas pagadas en lugar de en la renta media, y así, en la mayoría de los municipios analizados el tramo de renta mensual entre 300€ y 500€ es donde se encuentra el 60% de los alquileres, con algunas excepciones que se aprecian en la tabla adjunta (que incluye sólo los datos relevantes) y que comentaremos ahora.

Se ve claramente como en Zaragoza, María y Cuarte hay demanda de inmuebles que ha sido satisfecha a rentas por encima de los 750€, mientras en el resto de municipios este hecho es anecdótico.

Como ciudades donde uno puede pagar un alquiler de vivienda barato porque hay disponibilidad están Caspe, Alcañiz, Barbastro y Monzón. Las capitales de Huesca y Teruel ofrecen un rango de rentas amplio, para todos los bolsillos.