Una de las medidas que Podemos propone en relación con la vivienda es impedir por ley la subida de los alquileres.

Este experimento ya se ha puesto en marcha en Berlín, que en junio de 2019 pasó a ser el primer estado de Alemania en tener una ley que ‘congela’ el precio de los alquileres durante cinco años a partir de 2020, tomando como punto de referencia la fecha de aprobación de la ley.

Mientras allí hay empresas cuya actividad es poner en alquiler edificios de viviendas, esto en nuestro país es raro y una mayoría de viviendas son alquiladas por particulares con una cartera de inmuebles dispersa y reducida.

¿Es bueno regular los precios de un mercado?

Convivimos con los precios regulados desde siempre, independientemente del grupo político en el gobierno.

Es posible remontarse hasta las civilizaciones mesopotámicas de hace cinco mil años, que eran economías esencialmente agrarias que debían fijar los precios de los productos básicos para que los ciudadanos pudiesen subsistir.

En la actualidad convivimos con distintas formas de regulación de precios en el sector primario, pero también en el eléctrico, el agua, los medicamentos, y un largo etcétera donde el Estado interviene por distintos motivos.

Pero los controles de precios han de ser aplicados con cuidado.

regular-mercado-alquiler-vivienda

Los controles de precios en la historia

Para no mencionar lo que está ocurriendo en Venezuela, podemos hacernos una idea con lo ocurrido en Roma en tiempos de Diocleciano, a partir de lo cual se puede establecer una analogía válida para la economía actual.

Diocleciano se encontró con un siglo de devaluación de la moneda, el denario, que le impidió devaluarla más, por lo que aumentó los impuestos, y a la vez impuso precios máximos para controlar la inflación. Los productos básicos desaparecieron del mercado oficial y pasaron al mercado negro.

Esto es lo que invariablemente ocurre ante esta situación: los comerciantes ya no pueden subsistir si siguen operando en el mercado oficial así que o bien operan fuera de la ley o bien cierran.

Las particularidades del mercado de alquiler de vivienda

El caso de la vivienda es particular.

Ya que el que ofrece en régimen de alquiler no tiene alternativas.

Si la renta obtenida no cubre los costes, deberá deshacerse del inmueble aceptando pérdidas para evitar perder dinero con periodicidad mensual.

Y es que un particular puede aceptar las pérdidas de tener una vivienda cerrada y sin ponerla en el mercado de alquiler, si tiene esperanza de que la situación cambie, pero esto implica que la vivienda quedará vacía y deteriorándose.

En cualquier caso, el problema seguirá siendo el mismo:

no hay oferta suficiente de vivienda en alquiler en determinadas zonas, mientras que en los municipios pequeños abundan los inmuebles vacíos.

Se necesitaría vivienda pública en alquiler que paliase esta escasez por parte de la iniciativa privada.

Pero el modelo de vivienda pública mayoritario ha sido entregarla en propiedad, aunque esto ha ido cambiando con iniciativas como la de Zaragoza Vivienda.

El verdadero problema del mercado del alquiler de vivienda

En realidad, el problema de fondo es el precio de los inmuebles en relación con los ingresos de las familias.

El mayor rigor en la concesión de crédito ha puesto de manifiesto que una parte importante de los trabajadores no pueden convertirse, a fecha de hoy, en propietarios.

Y quienes alquilan tienen que decidir entre obtener una renta o vender la vivienda para conseguir una ganancia (o al menos intentarlo).

Los problemas actuales de la concentración en las ciudades no se están solucionando, aunque en España tenemos experiencia en ello desde finales del S XIX.

Veremos si algún municipio comienza a pensar a largo plazo y da soluciones efectivas al problema de la vivienda.

Bienvenido Subero

consultorio-inmobiliario