El seguro de hogar se ha convertido en un elemento necesario y muy recomendable para cualquier vivienda y además es obligatorio, con matices, en el caso de tener suscrita una hipoteca con una entidad bancaria.

Decimos que es necesario y muy recomendable puesto que el seguro de hogar protege el patrimonio y esto siempre da tranquilidad. Además, con la cobertura de Responsabilidad Civil, la compañía de seguros se hará cargo de los daños que puedas causar a un tercero, hasta el límite indemnizatorio contratado en la póliza, como por ejemplo una rotura de tubería que provoca daños en el vecino o un incendio en nuestra vivienda que se propaga en otras colindantes.

En el caso de que tengas contratada una hipoteca, la entidad bancaria te exigirá tener suscrito un seguro de hogar mientras la hipoteca esté pendiente de pago y  debe tener contratada la cobertura contra incendios y otros daños, mientras la vivienda sea la garantía de cobro para la entidad con la que se suscribe la hipoteca. Eso sí, eso no significa que sea obligatorio contratar el seguro de hogar con la entidad con la que se firma el préstamo hipotecario, aunque según la nueva ley hipotecaria, puede ofrecerte ofertas combinadas que resulten de tu interés.

3 pasos para elegir el seguro de hogar que necesitas para tu vivienda

1. Cómo es tu vivienda

En primer lugar tienes que considerar la tipología de la vivienda que quieres asegurar y adaptar las coberturas del seguro en función de si es tu vivienda habitual, una segunda vivienda o vivienda vacacional, si la vas a destinar al alquiler o incluso si es para alquiler vacacional.

La verdad es que hoy en día existen múltiples compañías aseguradoras con productos y coberturas específicas para cada una de ellas y por lo tanto es importante elegir aquellas que se adapten a la vivienda a asegurar.

2. El continente y el contenido

El siguiente paso sería tener bien claro las diferencias entre el continente y el contenido.

  • Por continente se entiende todo aquello que conforma la vivienda:
    • Cimientos y suelos, muros y paredes, techos y cubiertas, puertas, ventanas, persianas,…
    • Construcciones accesorias: armarios empotrados, chimeneas y cerramientos acristalados.
    • Las dependencias y edificaciones que se hallen en la misma finca descrita en la póliza, tales como garajes, trasteros, leñeras y bodegas.
    • Las vallas, muros y cercas dependientes e independientes del edificio asegurado que sean de cerramiento o de contención de tierras.
    • Las zonas de recreo y deportivas, cuyo uso y disfrute se deriva de la propiedad de la vivienda, así como sus instalaciones anexas (piscina).
    • Las instalaciones fijas de:
      • Agua, gas, electricidad, antenas de radio, radioaficionado y televisión, energía y telecomunicaciones.
      • Domótica.
      • Calefacción y refrigeración, incluidas calderas, radiadores y aparatos de producción de frío que estuvieran instalados de forma permanente.
      • Los elementos sanitarios.
      • Las persianas y toldos.
      • Elementos de ornato tales como falsos techos, moquetas, entelados, papeles pintados y revestimientos de madera que estén adheridos permanentemente a las construcciones principal, accesorias o anexas.
  • Cuando hablamos de contenido nos referimos a todos aquellos bienes que se encuentran dentro de tu vivienda:
    • Electrodomésticos.
    • Aparatos electrónicos.
    • Muebles
    • Efectos personales
    • Ropa, joyas, dinero,…

Una forma sencilla de distinguir lo que es parte del continente y parte del contenido es que si  le dieras la vuelta a tu vivienda, el continente es aquello que no se cae mientras que el contenido es lo que se cae.

3. Las coberturas del seguro de hogar

En tercer lugar, hablamos de las coberturas del seguro de hogar.

En este punto es importante conocer si existe un seguro de comunidad y saber sus coberturas, de forma que puedas complementarlas sin caer en duplicidades innecesarias, y para que puedas hacerte una idea, te enumeramos las principales garantías que puedes contratar, siempre teniendo en cuenta que dependiendo de las compañías, pueden tener una oferta o nombres distintos:

  • Incendio, explosión y caída de rayo.
  • Humo. Impacto objetos. Detonaciones sónicas
  • Fenómenos atmosféricos.
  • Bomberos.
  • Ruina total
  • Derrames de agua
  • Actos de vandalismo
  • Restauración estética de continente y contenido
  • Asistencia Hogar por profesionales
  • Protección jurídica
  • Robo
  • Daños eléctricos
  • Rotura de cristales, mármoles y sanitarios.
  • Daños a bienes refrigerados
  • Responsabilidad civil
  • Avería de electrodomésticos
  • Todo Riesgo

Para finalizar, te dejamos con la intervención de David López, gerente de Aldebre Inmobiliaria, en la que da algunas pinceladas de las principales características de los seguros de hogar.